Autor Tema: GR 11 - Etapa 17 Refugio de Góriz - Refugio de Pineta  (Leído 7150 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 2202
GR 11 - Etapa 17 Refugio de Góriz - Refugio de Pineta
« en: 18 de Octubre de 2021, 09:38:57 am »
La ruta parte del Refugio de Montaña de Góriz para flanquear la ladera hasta Los Arracones y ganar el Collado de Arrablo, de donde se baja el barranco homónimo, primero cómodamente hasta la zona de las Majadas, y luego ya negociando el paso de un rellano a otro, hasta que se cruza el cauce y se baja por una ladera de pinar a la Majada Candal y su cabaña, y se cruza el cauce del Río Bellos por la palanca de Fuenblanca. Toca ahora remontar la cabecera del río hasta encontrar la salida debajo de la Punta del Valle, y ganar el Collado de Añisclo (entre Arrablo y Añisclo existe una variante oficial por la Faja de Las Olas que ahorra tiempo y evita desnivel, aconsejable siempre que no haya hielo o nieve http://www.rutasytracks.com/foros/index.php?topic=7312.0 ). Desde Añisclo comienza una tremenda bajada hasta una zona donde la pendiente se aligera un poco, cruzando los barranco de Cueva Negra y Fayetas, para luego otra fuerte bajada, ya por hayedo, que nos deja en Las Inglatas. Al frente queda el Río Cinca, que puede ser vadeado (variante no oficial ni marcada http://www.rutasytracks.com/foros/index.php?topic=7311.0 ), pero el GR remonta la ribera derecha del río hasta la Pradería de Pineta, donde encontramos un puente sobre el río, que nos deja ganar la ribera izquierda, y por donde bajamos hacia el refugio de Pineta, acompañando el trazado de la siguiente etapa, que viene hasta el puente cruzado y tira en dirección al Parador de Bielsa y la Ermita de Pineta.


De esa manera se recorren 17'91 kilómetros, con 1005 metros de desnivel acumulado positivo y 1951 negativos, que pueden salvarse, a ritmo fuerte y sin paradas, en algo más de 6 horas.


Comenzamos a andar en el refugio de Góriz, dejando el mismo a la espalda, a la derecha la bajada a Soaso y Ordesa, y a la izquierda la subida a Monte Perdido. Tomamos al frente, pasando por encima de la estación meteorológica y tras una zona de grietas en el suelo, avanzamos por un claro sendero, que tras atravesar un estrechamiento entre piedras, da dos rápidas y pequeñas curvas y recupera la dirección de avance, sin duda alguna, hasta meternos en la vaguada de Los Arracones, donde remontamos unos metros el cauce a la izquierda, al encontrarlo, y al momento seguimos a la derecha la huella del sendero por un rellano, que nos va pegando a una pared, y en cuanto veamos que a la izquierda hay paso, damos el giro a ese lado y seguimos remontando, hasta un punto donde el terreno ya es muy pedregoso y giramos a la derecha, atacando la ladera directamente, un poco por la derecha de la depresión central que nos va a llevar a ganar el Collado de Arrablo. Aquí ignoramos el sendero que a la izquierda marcha a la variante oficial de la Faja de Las Olas, y bajamos al frente, por la derecha del cauce que nos baja al Barranco de Arrablo. El camino flanquea en descenso por esa mano, no bajando una zona de roca en la primera oportunidad, sino en la segunda, y continua el descenso, sin bajar directamente a la pradería de las Majadas que se ve, herbosa, abajo a la izquierda, sino que sigue con su flanqueo, resistiéndose a bajar mucho hasta que ya se ve que el nivel en donde estamos mantiene altura por la ladera, y nos dejamos caer un poco a la izquierda, siguiendo el claro sendero, que empieza a avanzar por terreno algo más herboso.


Ahora mantenemos la dirección de avance, atravesando una zona con afloraciones rocosas, hasta dar a ver otro escalón herboso por debajo del nuestro, adonde nos baja un tramo a la izquierda, con ayuda de pasarelas de cuerda metálica. En cuanto ganamos el rellano herboso, recuperamos la dirección de avance y no seguimos por el mismo sino que nos hacemos un poco a la izquierda para ver cómo por ahí bajamos por la ladera hasta ver a mano izquierda cómo el camino baja de manera fuerte hacia el cauce del barranco, para sin alcanzarlo, girar a la derecha y continuar por un tramo donde aparecen esporádicas coníferas, y por donde vamos confluyendo lenta y más cómodamente a un claro vado donde cambiamos de ribera, pasando a la izquierda. Más adelante toca un rato de perder altura por una zona de canchal sin demasiado problema y con una clara huella, hasta bajar a una mata de pinos donde el sendero gira a la izquierda, manteniendo altura por la ladera, hasta girar y salir a ver la cascada de Fuenblanca, a cuyo cauce no llegamos puesto que el sendero gira a la derecha y baja rápidamente hasta dar contra una gran roca, bajo la cual hay una especie de corralillo o abrigo, y a cuya derecha queda una cabaña sin puerta pero con buena estructura, y pequeño hogar, donde podrían dormir hasta 4 personas. Toca ahora bajar, sin cruzar sobre las aguas que bajaban de la cascada, hasta el punto donde éstas se unen al Río Bellos, punto en el que encontraremos una pasarela metálica y cruzamos el río, enlazando un camino al otro lado, que seguimos a la izquierda en ascenso, para remontar la cabecera del Bellos hasta su salida por el Collado de Añisclo. El sendero no tiene duda alguna, y va dejando a la izquierda bonitas cascadas con pequeñas pozas a sus pies, mientras cruzando un barranquillo lateral por la derecha y saliendo a una especie de rellano herboso a cuyo frente aparecen más cascadillas, y al frente se ve otra cuya pared se extiende a la derecha, y es momento de ir remontando la ladera a esa mano a buscar el paso por encima del resalte.


Al pasar al lado de la parte alta de la cascada cruzamos unos pequeños cauces laterales sin problema, y la pendiente da algo de tregua antes de atacar un tramo empinado que nos saca hasta casi otro salto de agua, y antes de tocarlo, vemos una salida entre la pared a nuestra derecha, y por allí solventamos el paso, y recuperamos la dirección de avance, siempre al frente, sin buscar más salidas a niveles superiores a la derecha. Hay un punto de paso estrecho, y luego van apareciendo grandes piedras por entre las que el sendero se abre paso hasta dar vista a la ladera final, que presenta un resalte al frente, pero si vamos subiendo a la izquierda, pasaremos por encima de una enorme veta de piedra blanca, que queda a la izquierda, y justo a la derecha ya vemos el paso a un rellano herboso bajo la divisoria de aguas con el Río Cinca, y a esa mano atravesamos la pradera hasta salir a ver el Collado de Añisclo, adonde llegamos subiendo la ladera un poco a la izquierda. Al ganar el collado nos enlaza por la izquierda la variante que venía por la Faja de Las Olas, y juntos seguimos unos metros al frente, divisando ya el inmenso Valle de Pineta, y comenzamos el brutal descenso al mismo. Tras varios zizagueos en la rocosa ladera, sin mayor problema, llegamos a un punto levemente herboso donde seguimos a mano izquierda, manteniendo e incluso recuperando algo de altura, hasta pasar por entre la pared y una roca, punto en el que volvemos a bajar rápidamente y en zigzag, en paralelo a un barranquillo de grandes rocas, que al final cruzamos a mano izquierda, siguiendo por la ladera hasta quedar en una zona herbosa, encima de un pequeño rellano colgado, donde ya se ven árboles. Bajaremos por la empinada loma que baja al mismo, y al ganarlo encontramo una pequeña pero agradecida fuente con un caño en el suelo. El camino baja a la izquierda del mismo, y zigzaguea hasta un cruce donde tomamos a la derecha (a la izquierda marcha un camino hacia la Faja Tormosa y la Cascada del Cinca). Nosotros seguiremos perdiendo altura, ya con presencia de arbolado, que mitiga la sensación de caída, hasta un punto donde cruzamos un barranquillo lateral con ayuda de cuerda metálica, y tras un punto de pequeño destrepe, atravesamos por una zona más llana el Barranco de Cueva Negra. Seguimos adelante pasando pequeñas cuencas sin problema, hasta entrar en un tramo de abedular mezclado con pinar, donde seguimos más o menos llanos hasta pasar la cabecera de un barranquillo, del que seguimos adelante por una empinadísima bajada, en algún punto ayudada por cuerda metálica, donde no habrá que tener miedo a posar el culo o echar las manos, más atentos a superarlo sin caídas que a mantener el ritmo. Tras dejar a la izquierda otro barranquillo, entramos en una mata de hayedo por donde perdemos altura de manera mucho más cómoda, hasta salir al Barranco Fayetas.


Cruzaremos éste directamente, entrando en un bosque mixto donde vamos perdiendo altura rápidamente, aunque más cómodos que anteriormente, y sin usar las manos, y mientras la pendiente se amortigua, cruzamos un arroyo (que formará unas cascadas dentro de un rato), y al momento giramos a la izquierda para bajar y acompañarlo unos metros para luego y hacernos a la derecha, hasta llegar a un cauce seco donde giramos a la izquierda, llegando a un claro cruce, donde a la derecha hay posibilidad (ni oficial ni marcada) de cruzar el Cinca y atajar hacia el Refugio de Montaña de Pineta, pero el GR continúa a mano izquierda. Por esa mano el camino continúa sin duda, pegados a unas paredes por donde caen películas de agua, hasta que el sendero se aleja de las mismas a la derecha, cruzando sin duda un pinar, a cuya derecha dejamos una bonita pradería, y comenzando un sinuoso sendero por entre el arbolado, cruzando el cauce del Fayetas sin mayor problema, y circulando pegados al rocoso cauce del Río Cinca, que no cruzamos. Mientras avanzamos, con fugaces vistas de los picos que cierran el valle hacia Francia, cruzaremos algún cauce seco lateral, y seguimos la ribera del Cinca, atentos a la huella del suelo, que va alejándose poco a poco de la ribera, y entrando en pequeños claros en el bosque, donde pasta el ganado. Finalmente atravesamos el cauce del barranco XXX, y salimos a la pradería de Pineta, donde seguimos una clara huella de pista, a la que a antes de llegar a la zona de aparcamiento se le junta un ramal más tenue por la izquierda, de manera que llegamos a una bifurcación al lado de la caseta de información del Parque Nacional, y tomamos a mano derecha, cruzando el puente sobre el río Cinca. Tenemos que girar a la derecha para ir al Refugio de Pineta (si queremos seguir a la siguiente etapa, podemos girar ya a la izquierda en dirección a Parzán), compartiendo trazado con la siguiente etapa. Apenas acompañamos unos metros a la carretera ya que a la derecha se aparta un sendero que se mete entre el arbolado, y que seguimos acompañando a un tendido de baja tensión hasta que cruzamos la cuenca del Barranco de Sacos, y seguimos al frente reencontrando la huella del sendero, que seguimos al frente, ignorando un ramal a la izquierda que indica Lera Sacos. El camino nos acerca al cauce del Cinca, al que no entraremos en ningún momento, y al final enlazamos una pista, que seguimos al frente (a la izquierda enlaza la carretera) hasta un cruce donde seguimos adelante, de manera que al poo llegamos al Refugio de Pineta, por cuya derecha, unos metros antes, nos enlaza el camino que cruzaba el Cinca desde Las Inglatas.


Ahí van unas fotos de la jornada:








































































Adjunto un archivo kmz, editado a partir del gpx original grabado con un Garmin Oregon 550. Un saludo!