Autor Tema: CAMINO LEBANIEGO - De San Vicente de la Barquera a Santo Toribio  (Leído 3146 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1120
CAMINO LEBANIEGO - De San Vicente de la Barquera a Santo Toribio
« en: 05 de Noviembre de 2015, 15:07:33 pm »
El Camino Lebaniego recorre la zona occidental de Cantabria, remontando las cuencas del Nansa y el Deva desde San Vicente de la Barquera (o Santander, si nos ponemos tontos) hasta el Monasterio de Santo Toribio de Liébana. Hasta un punto entre Serdio y Muñorrodero sigue lo que es el camino "de la costa" a Santiago de Compostela, y a partir de ahí se separa para dejar la costa y dirigirse hacia Liébana. En cuanto a información oficial, tenemos el portal de http://www.caminolebaniego.com/ , aunque habrá información a coger con pinzas: tracks sucietes, errores de bulto en mapas, alojamientos que no operan ya... así que conviene tomarla como base pero no como hecho cierto. En cuanto a comunicaciones, hay una línea de autobuses operada por Palomera ( http://www.autobusespalomera.com/ ) que conecta Potes-San Vicente de la Barquera-Santander. Se pueden consultar horarios en la impresentable página de http://santandereabus.com/ , aunque es más recomendable llamar directamente a la compañía en horario de oficina.


Para planificar la ruta, habrá que tener en cuenta de cuántos días disponemos, en que forma física estamos, en qué tipo de alojamiento queremos alojarnos y a qué ritmo vamos a querer avanzar, si vamos a contar con vehículos de apoyo, y por último, si queremos hacerlo completo o si la carretera no nos motiva en exceso. Así, pueden surgir diferentes enfoques:
-Dos días, ruta completa: comenzamos en San Vicente y dormimos en Quintanilla (Lamasón) para en el segundo día llegamos a Santo Toribio.
-Dos días, pasando de comer carretera al principio: comenzamos en Serdio, adonde llegamos siguiendo el camino pero en coche, ya que hasta aquí es todo carretera (8 kilómetros). Así podemos avanzar más el primer día hasta Cicera (36km desde Serdio), donde además de albergue hay dos bares. El segundo día queda más cortillo (25km), lo que puede dar opción al esparcimiento en Potes. En cuanto a transporte, complica la cosa porque Serdio y San Vicente no están conectados por transporte público.
-Tres días, ruta completa: es el enfoque estándar, haciendo el primer día 26 kilómetros hasta Cades (hay hotel en Puente El Arrudo), luego siguiendo hasta Cabañes otros 26 kilómetros el segundo día (donde hay un albergue) y el tercero dando un "paseo" de 13 kilómetros hasta Santo Toribio, quedando tiempo para el esparcimiento.
-Montatelo tú mismo. Habiendo alberge en Serdio, Lafuente, Cicera, Cabañes y Santo Toribio, además de hotel en Puente El Arrudo y posada en Quintanilla, además de las docenas de alojamientos en la zona de Potes, te puedes agarrar un mapa y planificar cómo quieres hacerlo...o pararte en mitad de uno de los planes anteriores porque el sitio te motiva enormemente o porque el cuerpo no te da para más y quieres cerrar el día ya. No hay problema, tienes un pueblo a mano siempre, en menos de 2 horas a paso tortuga. Eso sí, planifica todo lo que puedas, llama a los alojamientos con tiempo (puedes encontrarlos cerrados o completos) y si vas a tomar atajos o desvíos, lleva mapa e investígalos antes (hace unos meses me encontré dos excursionistas planteándose el subir desde Lebeña a Taruey para bajar por Bedoya, que les dijeron en Lamasón que era mejor ¿!?). Y siempre con agua. Esto no es una ruta de supervivencia, pero puedes pasar un buen rato hasta encontrar una fuente y quizás esté seca (los excursionistas que comentaba estaban con menos de medio botellín para los dos).

En general, el marcado está bien, y salvo muy contadas ocasiones (como la de la foto), no tendremos gran problema sobre la pista o calle tenemos que tomar para continuar el camino...aunque el marcado elegido con mojones no deja claros ciertos cruces, ni permite una buena ruta en sentido contrario. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el camino no es único, y que hay trazados alternativos. Por un lado, originalmente el camino tiraba desde Hortigal hacia Gandarilla y Bielva, para cruzar el Nansa en Puente El Arrudo, de manera que recorría 12 kilómetros con menos de 500 metros de desnivel acumulado. Ahora el camino sigue hacia Serdio y Muñorrodero para enganchar la Senda Fluvial del Nansa, obviamente más bonita, pero que conlleva un total de de 21 kilómetros y unos 600 metros de desnivel acumulado. Por otro lado al salir del Desfiladero del Lamasón, podemos acercarnos hacia Quintanilla y cruzar el Tanea, o directamente subir hacia Sobrelapeña, donde se juntan ambos caminos. Al llegar a Cicera, las marcas nos hacían ir hacia los Invernales de Juntalón para ir a Lebeña directamente por pistas (se han borrado las primeras de manera burda pero se conserva el marcado peculiar en el resto de dicho tramo), pero hay otra opción, señalizada y más bonita, cruzando un precioso hayedo, y que se junta con las pistas antes de las fincas de Beres. Una vez en Lebeña, nueva disyuntiva, ya que podemos atajar camino tirando a derecho hacia Castro Cillorigo por el camino del Canto del Valle ( http://goo.gl/DNUD9Y ), recorriendo casi 5 kilómetros con unos 300 metros de desnivel acumulado. La cuestión es que es un camino de montaña sobre el final de Desfiladero de la Hermida, y quizás no sea para todos los públicos, aunque personalmente me parece que no tiene problema, si se tiene cabeza y cuidado. La opción más larga pero sigue en la línea de pistas y carretera es la de cruzar el Deva al salir de Lebeña y pasar a Allende y de allí a Cabañes, bajando desde allí a Castro Cillorigo desandando el GR-71 hasta Castro Cillorigo, de manera que se alarga hasta un total de 8 kilómetros con unos 550 metros de desnivel acumulado. Ambas opciones se juntan en la Ermita de San Francisco, desde donde se tira hacia Potes ya pisando asfalto sin parar, bien sea por la opción original que nos pedía pasar el Deva a Tama y comer carretera hasta Ojedo y Potes, o seguir el trazado del GR 71 por la ribera del Deva hasta Potes. En mi caso particular, tomé por la Senda Fluvial del Nansa, me acerqué a dormir a Quintanilla, usé el sendero del hayedo desde Cicera a Beres, y como ya había pateado el Canto del Valle, subí por Allende a Cabañes, comiendo carretera por Tama, Ojedo y Potes. Es la opción que describo en este post, sobre los 2 días que pasé en el camino.


Así como la señalización es bastante buena, en cuestión de kilometrajes y horas podríamos dejarlo en que es orientativa. Lo mismo una señal te dice que te quedan 3 horas y un minuto después hay otra que te dice que quedan 2, que los kilómetros aumentan o descienden en la siguiente señal. El marcado ha tenido varias etapas, y las estimaciones de unas u otras señales corresponden a itinerarios diferentes de las opciones que he explicado. Ahora mismo, pasado el tiempo, se ha ido imponiendo un trazado “definitivo” que sería pasar de San Vicente a Serdio, enganchar desde allí la Senda Fluvial del Nansa, pasar a Lamasón y de allí a Cicera, para llegar a Lebeña por el hayedo de la Canal de Francos, y luego subir por Allende a Cabañes, para bajar hacia Tama, adonde no se entra sino que se sigue la ribera del Deva hasta Potes, de donde se sube al Monasterio. Repito que esa es la ruta “oficial” o “definitiva”, de la que se describen en detalle cada una de las etapas en 3 posts independientes:

CAMINO LEBANIEGO - Etapa 1 - San Vicente de la Barquera - Cades
http://www.rutasytracks.com/foros/index.php?topic=5599.0
Distancia 26,17km con 553 metros de desnivel positivo acumulado y 640 negativos.


CAMINO LEBANIEGO - Etapa 2 - Cades - Cabañes
http://www.rutasytracks.com/foros/index.php?topic=5600.0
Distancia 26'68km con 1357 metros de desnivel positivo acumulado y 1078 negativos.


CAMINO LEBANIEGO - Etapa 3 - Cabañes - Santo Toribio
http://www.rutasytracks.com/foros/index.php?topic=5601.0
Distancia 11'5km con 445 metros de desnivel positivo acumulado y 482 negativos.




En este post, se explican dos días de camino, durmiendo en Quintanilla, que aparte de alojamiento tiene restaurante, y era el punto medio del camino desde San Vicente. El primer día recorrí casi 35 kilómetros, con unos 1100 metros de desnivel acumulado que resolví  en unas 7 horas y media, con paradita en Cades (andando 5h30min a Cades y 1h45min hasta Quintanilla). El segundo recorrí casi 33 kilómetros, finalizando en las ermitas que hay sobre Santo Toribio (más sus 3'5 kilómetros de vuelta a Potes) con unos 1800 metros de desnivel acumulado en unas 8 horas (andando 5h11min hasta Cabañes y 2h30min hasta Santo Toribio). Los kilómetros son fiables, los desniveles me parecen un poco altos para lo que realmente costaron, y en cuanto a tiempos...pues son orientativos. Soy un poco guindilla, y suelo andar ligero y parar poco, aparte de que en la mochila llevo el peso justo para ir cómodo. El primer día iba algo preocupado de las horas de luz y apreté mucho. El segundo volví a meter zapatilla para llegar a algún sitio donde tomar algo burbujeante y frío. Una estimación más normal, para un senderista medio, con una mochila con material para pernoctar y haciendo paradas a descansar, podrían llegar a 7 horas y media u 8 hasta Cades, unas 9 horas largas hasta Cabañes y 4 para finalizar en Santo Toribio.

Ahí voy con mi experiencia: comienzo apagando la alarma y lavándome las legañas a las 05:50 a.m. Hay que hacerse más de 2 horas desde mi pueblo hasta Potes y quiero coger el autobús. Hace un mes venía con la intención de hacerlo, y un autobús de Eibar a literalmente 20 km/h en el Desfiladero de La Hermida, que encima se quedó trabado con un camión a la salida de la propia Hermida, acabó haciéndome aparcar justo para ver salir el bus a San Vicente, cagándome en muchos de los familiares del autobusero (aunque la cosa no vino mal porque acabé disfrutando de dos días por la zona de Lon y Liordes que supieron a gloria). Esta vez no me pilla el toro y llego con tiempo de aparcar en el centro. Encuentro un sitio donde no está prohibido por cartelería (aunque da igual, por motivos que ya explicaré más tarde), cojo la mochila y pago 3'8 euros por bajar hasta San Vicente de la Barquera en el autobús de las 08:30.


Llego a la estación de buses de San Vicente a las 09:30 y me pongo en camino. La temperatura es buena, el día soleado, y la visibilidad hacia Picos y la Sierra del Cuera es buenísima, lo que hace que el humor sea buenísimo. Voy pisando asfalto pero voy contento.


Cruzo la autovía y un coche que pasa por debajo me pita y levanta los brazos animando. Es una tontería que suelo hacer siempre que veo peregrinos en ese puente, y me hace gracia, así que sigo de mejor humor, cruzo Hortigal y gano altura hacia el cementerio y sigo pisando asqueroso asfalto mientras hago camino hacia Serdio, por una de las pocas carreteras donde los plátanos de sombra han resistido a la motosierra de la seguridad vial.


Tras cruzar Estrada y ver su torre medieval, paso por delante de un curioso punto de veneración del apóstol y entro en Serdio, donde estoy tentado de entrar en el bar a echar un vinito, pero ni siquiera es mediodía y no me lo he ganado, además de que tengo sólo 9 horas para llegar hasta Quintanilla y tampoco es cosa de bajar ritmo y acabar entrando de noche.


Salgo de Serdio y al poco dejo el trazado del camino de Santiago para meterme en una pista agrícola e ir avanzando por las fincas entre Serdio y Muñorrodero...


...adonde llego sin mayor historia, para cruzar la carretera general y acercarme al cauce del Nansa...


...donde engancho la senda fluvial del río. El cambio de tercio es muy agradable, y disfrutar de las vistas del río, de las fugaces visiones de garzas o cormoranes, la poca pendiente y los muchos bosques ribereños hacen que sea una gozada de tramo. Es domingo y por tanto mucha gente, desde familias respetuosas del medio ambiente, a ninis con radiocassete y flamenquito a toda ostia, pero igualmente el camino es bonito.


En cierto momento salgo a una zona de fincas donde hay que abandonar la ribera debido a que el canal que separa la Isla de Llardo está inundado y tengo que trotar algo de pista, pero vuelvo a la cuenca del río a disfrutar...


...hasta que la cosa cambia al llegar a la Central Hidráulica de Herrerías, donde dejo el cauce para ganar altura, achicharrado por el sol.


El sendero termina, me deja en una finca desde la que ya me saludan los Picos de Ozalba y vuelvo a perder altura para llegar al Puente de Camijanes y cruzar el río. Pronto me separo de la señalización de la senda y subo hacia Cabanzón, donde llego sigo sudando a chorros y con los pies tostados...


...pero ya queda poco de subida y sigo, agotando el agua que me queda, y pensando en si vi algún bar cuando estuve por Cades...


...adonde bajo para comprobar que sí hay bar, y puedo pillar un poco sombra, soltar las botas y disfrutar de un merecido descanso.


Dejo la sombra y las bebidas frías, y me meto de nuevo en el asfalto y el sol que encima ahora va pegando de frente, algo mitigado por las vistas del Embalse de Palombera...


...y por el hecho de que dejo de ganar altura para llanear o incluso perder algo mientras veo los Picos de Ozalba y el Macizo de Arria, acordándome de la agradecida rutilla que eché por el mismo.


Pronto se perfila el desfiladero de Lamasón, con la Sierra de Peña Sagra al fondo...


...y cruzo Venta Fresnedo recordando cuando, por el mismo puente de Todos Los Santos, hice con mi padre el GR-71 y crucé por el otro lado de Peña Sagra, con nieve por encima de la rodilla y pasándolas un poco putas.


Me como lo que queda desfiladero, hartito del asfalto y solucionándolo a base de recuerdos...


...y con alguna imagen un poco ecléctica: la Virgen se encuentra con Gandalf.


Ya sólo me queda llegar al puente sobre el Lamasón...


...y llegarme hasta el bar, dejar la mochila y aflojar las botas para un descanso antes de subir a darme una ducha. Todavía hay mucha luz, he apretado el ritmo más de lo debido. Recuerdo que aquí no eran de muchas palabras pero el ir hasta la habitación sin decir ni mú, y el que cuando pregunto que cuando se cena y me dicen que a las 9, me mata un poco. Al final bajo a las ocho y media y me dicen que puedo pasar. De primero espárragos o sopa de pollo, de segundo lomo o huevos con jamon. De ambas opciones, la segunda. Eso, una crema de limón, media barra de pan y media botella de vino, me hacen ver todo mucho mejor y estar contento del día. Las botas me han apretado mucho los tobillos y la espalda empieza a quejarse, pero he resuelto los kilómetros y tengo el estómago lleno. ¿Qué más voy a pedir? Me cobran 44 euros por cena+alojamiento+rioja libre+vino+café y bollo, cosa que me parece bien cobrada, y con el termo del café y el bollo me voy a la habitación y caigo dormido en cuanto apoyo la cabeza.


Despierto antes de las 7, apago alarma, quito legañas y me tomo el café y el bollo. Al bajar a la calle todavía no acaba de amanecer. Lleno la cantimplora de agua y tiro a cruzar el Tanea con la Iglesia de Santa María y el Macizo de Arria perfilándose delante...


...y engancho la carretera a La Hermida para ir ganando altura mientras va habiendo más luz y alcanzo Lafuente, sin llegar a Los Pumares, para subir por la carretera hasta Burió...


...y desde allí seguir por la pista que sube hacia el Collado de Hoz por entre fincas y cabañas.


Llego al collado y echo la vista atrás, que la verdad está de postal. El día está incierto, no se sabe si va a acabar despejando o va a caer la de dios es cristo. Hace un rato venía viento calentorro pero aquí arriba es fresco...


...y con las incertidumbres cambio del Nansa al Deva y voy bajando hacia Cicera con el Macizo Oriental enfrente y la Peña Ventosa saludando por la izquierda.


Bajo a Cicera, que cruzo rápido. El bar todavía no está abierto así que no tengo tentación de parar, y sigo hacia la agüera de Cicera para rebasar el humilladero, buscando hacer el tramo hasta Lebeña por sendero en vez de por las pistas hacia Arceón...


...y disfruto como un auténtico crío del sendero por el hayedo. Se gana altura, y a tramos me cuesta un poco más de lo que suponía, pero es lo que pasa con tanto asfalto y pista, que te atontuna y luego entras en monte y cuesta.


El hayedo y la subida acaban, y salgo a enganchar la pista, para al poco comenzar a perder altura mientras veo encima el Collado Arcedón...


...y pronto la pista comienza a perder altura de manera fuerte, mientras veo al fondo ya Cabañes y debajo Allende, adonde me dirijo.


El día va avanzando y cuando llego a Lebeña ya hay paisanos con los que charlar un poco mientras repongo agua, y bajo pasando por la pintoresca iglesia mozárabe del pueblo, salgo a la carretera general para encontrarme la madre de todos los atascos, con una retención brutal de coche intentando llegar a Potes. Salvo los 200 metros de carretera rápidamente para enganchar la subida a Allende, aunque da tiempo a que se pare un coche a preguntarme si quiero que me bajen hacia La Hermida. Da gusto encontrarse con gente amable.


Subo hasta Allende, mientras vuelve a aumentar la temperatura, y a ratos quiere calentar el sol entre las nubes, y el cuerpo empieza a decir que si con café y bollo pienso estar todo el día...


...así que empiezo a motivar al cuerpo con una hipotética cerveza y minibocata en el albergue de Cabañes, mientras subo la empinadilla cuesta.


Termino el ascenso y veo el pueblo, y salvo animado el camino hasta el mismo...


...para encontrarme un pueblo desierto. No sólo es que el albergue esté vacío y el hipotético aperitivo tenga que quedarse en eso, en hipotético. Es que no hay ni cristo y paro un poco por descansar la espalda, relleno agua de un grifo, y a seguir haciendo kilómetros.


Ahora voy desandando los pasos de otras ocasiones, cuando he pasado haciendo el GR-71 o venido a recoger castañas al Habario. Bajo al Arroyo la Mata con los recuerdos...


...y llego a la zona alta del castañal mientras caen gotas pero no acaba de querer llover.


Aquí vuelvo a pillar carretera hasta Pendes, mientras veo que sigue el mega-atasco de entrada a Potes, y paso el pueblo mientras me ladran todos y cada uno de los perros del pueblo...


...y bajo hasta la Ermita de San Francisco y encuentro coches cruzando el arroyo, intentando entrar a Potes por el otro lado del Deva. Son los primeros que me voy a encontrar, y al poco empiezo a pisar asfalto de nuevo. Pronto acabaré cansado de coches y de asfalto.


Cruzo el puente de Tama, giro por la iglesia con su "curiosa" inscripción falangista, y comienzo comer humo de coche del atasco. Hay gente a patadas, ruido y coches hasta donde alcanza la vista, y no me queda otra que continuar hacia el centro...


...que resulta ser una versión lebaniega del Infierno de Dante. Ya me esperaba gente a patadas, pero mentalmente intentaba compensarlo pensando en visitar la feria, comprar algo de comer y de beber, y disfrutar un poco del asunto, ya que había que sufrirlo. La decepción fue casi completa. Había puestos con productos tradicionales, hubo "pasá" de ganado y alguna cosilla digna de ver...pero un gran cantidad de puestos que no acabo de ver en una feria tradicional: los feriantes de mi pueblo vendiendo bragas, africanos vendiendo paraguas, sudamericanos ofertando sudaderas "Mike" o cedés con bachata a todo trapo, hasta un tío con un par de caballetes y una tabla donde ha tirado todas las herramientas que tenía en casa (3 años máximo de antigüedad) y unas varas de avellano, a ver si alguien le apetece comprar un martillo o un nivel de burbuja. Tradicional. Hechu en Potes, vamos. Dejo la mochila y charlo con el vendedor de cebollas al que han adjudicado el espacio detrás de mi coche, porque aunque no hubieran colocado cartelería como en el resto de sitios, también hay puestos donde lo dejé aparcado y por la mañana le han dicho "que le den por el culo al de la furgoneta, si viene y quiere sacarla que se joda". Afortunadamente ha vendido lo que tenía que vender y recogerá en un par de horas, así que me da tiempo a subir y bajar a Santo Toribio, y ninguno de los dos hemos salido perjudicados porque la local hiciera mal su trabajo. Me como medio preñado que no sabe a nada, sin casi amasar, y paso el tradicional bolo artesano con una cerveza mientras veo pasar el ganado.


Con la espalda descansada y eruptando preñado, subo por la carretera a Santo Toribio, viendo las ermitas perfilándose en la crestería...


...llegando sin pena ni gloria, para una vista del monasterio que no me deja ni frío ni caliente. El camino acaba técnicamente aquí, pero ni la vista es la mejor, ni quiero acabar así, por lo que subo un poco más hasta la Ermita de Santa Catalina, y después me meto por un senderillo...


...hasta la de San Miguel, donde con buenas vistas hacia Potes, y hacia el Macizo Oriental (algo envuelto en niebla) echo el cigarro de la victoria, mientras vuelvo al día que intenté venir a hacer el Camino Lebaniego y acabé subiendo justo enfrente, por Jonfría al Pico San Carlos.


Acabado el cigarro toca volver al coche, adecentarse un poco y comerse dos horas hasta casa, satisfecho del cuerpo, pero no mucho del camino. Salvo los tramos que quería conocer de la Senda Fluvial del Nansa, el precioso paso de Cicera a Lebeña por Beres o el de Allende a Cabañes, lo demás ha sido carretera y pista sin más casi sin excepción, donde he disfrutado más de los recuerdos de las pateadas por las montañas que veía frente a mí, que por el camino en sí. Quizás este camino le resulte muy atractivo a gente acostumbrada a cosas tipo Camino de Santiago, y la verdad es que es asequible y un buen gancho para que luego te animes a hacer cosas más bonitas y gratificantes, pero si has hecho el GR-71 o el 74, pues como que no le ves la gracia (quizás el año que se perdonan los pecadillos). Este puente no estaba en mi mejor momento con la espalda, y seguramente no hubiera podido hacer dos rutas en condiciones, pero sí he conseguido andar bien durante dos días, pensando en dar un paso detrás de otro y nada más (aparte de ponerme cerdo en la cena), una sensación que me gusta, pero pienso en el Camino de la Reconquista de hace unas semanas, y no hay puto color. Otra experiencia a la chepa, pero a pensar en algo mejor para la siguiente.


Adjunto los tracks originales de las etapas, tomando por carretera finalmente a Potes (repito que son las “no oficiales”, y que las “oficiales” hay que buscarlas en los enlaces más arriba) grabados en los 2 días, en el formato original gpx, con un Garmin Oregon 550. Un saludo!
« Última modificación: 28 de Noviembre de 2017, 14:30:05 pm por farodelcaballo »

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1120
Re:CAMINO LEBANIEGO - De San Vicente de la Barquera a Santo Toribio
« Respuesta #1 en: 07 de Agosto de 2017, 18:34:05 pm »
Mucho wifi por todo el camino, pero el marcado, como ya se comentó, dista mucho de estar en buen estado.


Un saludo!

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1120
Re:CAMINO LEBANIEGO - De San Vicente de la Barquera a Santo Toribio
« Respuesta #2 en: 19 de Agosto de 2017, 13:17:22 pm »
Continúan las críticas (lógicas), al Camino Lebaniego, por parte de los senderistas que se animan a hacerlo engañados por la publicidad...y acaban conociendo la triste y cutre realidad.


Un saludo!

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1120
Re:CAMINO LEBANIEGO - De San Vicente de la Barquera a Santo Toribio
« Respuesta #3 en: 28 de Noviembre de 2017, 15:56:54 pm »
A pesar de los comunicados oficiales sobre gasto en mejoras ( http://www.cantabria.es/web/comunicados/detalle/-/journal_content/56_INSTANCE_DETALLE/16413/4863538 ) seguimos con muchas y variadas deficiencias en los Caminos Jubiales. Y digo "los". Porque ahora mismo hay señalización, por llamarla así, no sólo del Camino Lebaniego como tal (San Vicente-Serdio-Senda Fluvial Nansa-Lamasón-Cicera-Canal de Francos-Lebeña-Allende-Cabañes-Pendes-Rio Deva-Potes-Santo Toribio) sino de variantes desde Lamasón por Pasaneo, desde Fuente Dé (siguiendo a Potes por el Camino Vadiniense), hacia San Glorio (y siguiendo al Camino Lebaniego Leonés), hacia Puertos de Pineda, o hacia Piedrasluengas (y de allí al Camino Lebaniego Castellano). Todos tienen características comunes: un intento de ponerse en la cola del Año Jubilar Lebaniego sumando oferta senderista que amplíe el abanico de mercado del citado año, y una señalética similar.

La cuestión es que esa oferta, y la señalética con la que se ha marcado, resulta, en la mayoría de los casos, penosa. Cruces sin indicaciones, señales de muy diverso pelaje y en diferentes grados de conservación, acompañamiento o abandono de otros senderos sin información alguna al enlazarlos o dejarlos...ya la elección del marcado es muy cuestionable. Se ha optado por la solución "peregrina". Si a la persona que marca el  Camino De Santiago le vale con poner una flecha amarilla y se queda tan pancho (así pasa que luego hay 20 variantes según el hostelero, el vándalo o el tonto bienintencionado decidan que el camino pasa por donde les parece a ellos), en el caso del Lebaniego, con una flecha roja se han solucionado kilómetros de cruces y bifurcaciones. Kilómetros que según ha pasado el tiempo se han abandonado o mejorado dentro de la ruta "oficial". Así te puedes encontrar marcas donde no debería, o a la contra. Así llegamos a que se inaugura el Año Jubilar y hacer el Lebaniego es más fácil decirlo que hacerlo, y que a pesar de los viejos anuncios de renovación de la señalización y dotarla de coherencia ( http://www.eldiariomontanes.es/cantabria/201602/17/nueva-senalizacion-para-facilitar-20160217175828.html ), los problemas siguen ahí, con una batiburrillo y una heterogeneidad del marcado que da grima (a veces chorretones a lo largo de decenas de metros, que parece que le han atado el pincel a un burro en la cola y le han pinchado el culo), máxime cuando es Patrimonio de La Humanidad de la Unesco.


Con el impulso de los caminos castellanos (del que sólo se salva, qué triste para el cántabro que escribe, el tramo señalizado por Montaña Palentina, donde llevan un tiempo dando un brutal impulso al senderismo), comienza la segunda etapa, ya mediado el Año Jubilar y con un contador de rescates y extravíos en aumento. Y la opción elegida resulta la del hormigón. Mojones de hormigón con zona donde colocar una pequeña señal, que sólo indica dirección de ida y de venida en un mismo plano, solución que no resuelve casos de bifurcaciones ni de cruces adecuadamente. Para ejemplo, un mojón. Aquí tenemos una señal que indica que el camino viene de la izquierda, y que incita a tomar un senderillo hacia el Deva que nos va a dejar entre una maraña de zarzas. ¿Por qué? Porque el mojón está ladeado pero la persona que ha marcado se ha emperrado en usarlo, y así la dirección ya no es la del camino a seguir, sino que incita al extravío. Así, decenas, si no cientos, que complican el camino en sentido a Santo Toribio (cuando se han colocado, pues sigue haciendo muchísimos cruces sin marcado alguno), y que hacen casi imposible en cualquiera de los sentidos castellanos.


Para más inri, resulta que ya existían caminos desde todos y cada uno de los valles donde ahora se ha invertido en cemento y pintura: desde Peñarrubia (PR-S 03 Camino de Arceón), desde Lamasón (PR-S 04 Camino de Pasaneu), desde Camaleño (PR-S 07 Camino de Valdebaró), desde Vega de Liébana (PR-S 06 Camino del Valle de Cereceda), desde Pesaguero y Cabezón de Liébana (PR-S 05 Camino de Piasca) o desde la zona cabraliega de Asturias (PR-S 08 Camino del Duje). Senderos en estado fósil, con un abandono tremendo y de los que se ha decidido pasar totalmente desde todos los estamentos de la administración, salvo para eventuales repintados parciales de algún tramo, contrarios a toda normativa, que acaban generando cruces que son auténticos batiburrillos. ¿Por qué no se ha apostado por poner de nuevo en buen estado esta red?


Al final resulta que ha habido suerte, y nadie ha muerto, pero oportunidades no han faltado. Desde el rescate del senderista en la zona del Collado Arceón ( http://www.europapress.es/cantabria/noticia-rescatado-senderista-desoriento-cuando-realizaba-camino-lebaniego-20170509121308.html ), que acabó con el abandono de esa variante de manera "oficial", a casos menos sonados, hemos tenido oportunidades de convertirnos en punto negro senderista. Caso a destacar resultaron los múltiples peregrinos que llegados al Puente de Lebeña, desistían de comerse la subida a Cabañes y hacían los últimos kilómetros del desfiladero por carretera hasta Cillorigo de Liébana. No ha pasado más no se sabe ni por qué. Sin ir más allá en el tema de la seguridad, ahí tenemos el tema del gozo del senderista, o en este caso de la falta del mismo:
-Es un camino muy recomendable pero poco señalizado y falto de infraestructuras. (Carmen)
-Es un poco chocante que hayan "empapelado" Cantabria con posters del año jubilar(Carmen)
-La señalización es pésima, las alternativas de hospedaje son escasas y caras en algunos casos (a ver si se entiende que somos peregrinos y no turistas), largas distancias sin poder abastecerse de alimentos y mucho mucho asfalto. (Gorkyto)
-A pesar de ser año Lebaniego, la señalización es escasa y a veces poco perceptible para el viajero. En lugar de haberse invertido Recursos en el proyecto "Peregrino Lebaniego Digital" (que adolece de falta de practicidad y utilidad) podrían haber destinado el dinero a señalizar convenientemente. (Luis)

Y ese tema, el del dinero, es otro problema en torno al Lebaniego. Se ha gastado lo que no está escrito en promoción, con conciertos sonados donde presentadores famosos entraban en trance, otros donde las entradas se agotaban sin promoción alguna ni manera de que el público en general llegara a las mismas, u otros en los que se indignó al público de maneras nunca vistas. Pero para mejorarle el camino al senderista...¡se instaló wifi en el camino! Quince balizas alimentadas por energía solar, y de las que los propios lebaniegos hacen mofa, proveen de wifi (cuando funcionan) al peregrino, que así podrá buscar la información que no encuentra marcada en los cruces.

Más info de los caminos lebaniegos hacia tierras castellanas en:
Camino Lebaniego Castellano
https://www.diputaciondepalencia.es/sitio/turismo/camino-lebaniego-castellano
Camino Vadiniense
http://www.rutavadiniense.com/
https://www.gronze.com/camino-vadiniense
Camino Lebaniego Leonés
http://www.eldiariomontanes.es/occidental-liebana/201602/16/nueva-ruta-peregrinacion-unira-20160216134627.html
https://www.caminolebaniego.com/otras-rutas/ruta-leonesa

Más información sobre peregrinos indignados en:
https://www.gronze.com/noticias/decepcion-entre-peregrinos-camino-lebaniego-14087

Más info de gasto de recursos públicos en eventos de dudoso pelaje en:
http://www.eldiariomontanes.es/cantabria/201705/01/universal-ocurrido-liebana-desde-20170430210821.html
http://www.eldiariomontanes.es/cantabria/201609/03/taquillazo-bertin-soplao-20160902212155.html
http://www.eldiariomontanes.es/cantabria/ciudadanos-creen-martin-20171011123259-nt.html
https://www.caminolebaniego.com/noticias-y-eventos/noticias/1780-el-camino-lebaniego-es-ya-la-primera-ruta-de-peregrinacion-con-conexion-wifi

Un saludo, y suerte al que se anime al camino!