Autor Tema: GRL Cantabria - Etapa 8: San Vicente de la Barquera - Unquera  (Leído 3291 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1754
GRL Cantabria - Etapa 8: San Vicente de la Barquera - Unquera
« en: 26 de Mayo de 2014, 17:12:11 pm »
Ultimo tramo, que enlaza San Vicente de la Barquera y Unquera, por costa, atravesando los estuarios de Tina Mayor y Tina Menor. El recorrido alcanzó finalmente los 30km, con unos 1100 metros de desnivel acumulado que se salvaron en unas 7 horas. La ruta pasa por alguna zona de acantilados bonita, y las playas de Berellin en Prellezo, o Amió y Aramal en Pechón, pero tienen el inconveniente de tener que salvar las zonas de Tina Mayor y Tina Menor por carretera, y muchas zonas de acantilado por camberas de uso agrícola algo alejadas de costa.


En cuanto a diferencias con respecto al trazado original propuesto por el PESC (amarillo), tenemos en primer lugar, en la zona de San Vicente, nos dirigimos hacia la Ensenada de Fuentes siguiendo una cambera más cercana a costa que la propuesta, hasta la Punta del Fraile.


En la zona cercana a Prellezo se llegó a Punta de Africa para entrar a Berellin por el borde del mar. y en vez de acercarnos al pueblo, seguimos por los acantilados hacia la Ensenada de la Mina.


Tras subir a la pista que viene de Prellezo (PRS-252) sin volver al pueblo, se siguió un poco para abandonarla y llegar a la playa del Sable totalmente fuera pista. Algo evitable siguiendo el trazado del PR y antes de llegar a Prellezo, girar para seguir la pista forestal hasta la citada playa. Una vez allí se siguieron los diques de contención de la marisma para llegar hasta la carretera general, pero hubo que saltar una valla de 3 metros de altura. Para evitar esto, se puede seguir la pista que llega a la playa, para volver a Los Tanagos (más aburrida pero podemos parar a comernos una de esas palmeras gigantes).


Por último, en la zona de Pechon se dió un paseo por los acantilados antes de la playa de Amió, y posteriormente se siguió una pista que atraviesa prados y zonas de encinar comunicando las playas de Aramal y Las Arenas. Al llegar a Unquera el trazado propuesto y seguido pasaba por los prados encharcados y con caños dificiles de salvar al lado del campo de futbol, que para un paseo muy complicado se pueden evitar cruzando la autovía y entrando en Unquera por la zona de las pistas deportivas.


La vuelta desde Unquera a San Vicente se hizo mediante autobus, ya que hay muy buena comunicación entre ambas. Para más información (si es que está activa la página):
http://www.transportedecantabria.es/web/guest/home

Salimos de la estación de buses de San Vicente de la Barquera.


Vamos siguiendo toda la ribera de la ría hacia el mar.


Cruzamos el puente sobre la ría y giramos a la derecha para caminar al lado del puerto pesquero.


De esta manera llegamos a una rotonda en la que continuamos de frente.


Pasamos al lado del Santuario de La Barquera y seguimos adelante...


...para llegar cerca de la punta del espigón.


A nuestra izquierda surgen unas escaleras que deberían llevarnos a los acantilados pero que no conducen a nada (otra trampa del trazado original del GRL).


Aprovechamos para echar un ojo a los acantilados y volvemos...


...hasta la rotonda anterior, y subir en dirección al faro.


Llegamos al faro de San Vicente, disfrutando de las vistas de los acantilados y del espigón donde estuvimos antes.




Tomamos ahora por su borde, hacia una estación de tratamiento de aguas.


Tras pasarla, seguimos por la carretera que nos lleva por los últimos bloques de viviendas.


Giramos a la derecha, hacia la Punta Liñera.


Nada más rebasar una casa de turismo rural, giramos a la derecha por una pistilla de acceso a los prados.




La idea es alcanzar los acantilados pero hay carteles de "finca privada" así que nos mantenemos en la pistilla.




Enlazamos una pista a la altura de otro alojamiento rural.


Un poco más adelante enganchamos de nuevo la carreteruca...


...que seguimos con la vista puestas en el siguiente grupo de casas.


Al llegar a él nos fijamos en que surge una pistilla a mano derecha, que seguiremos.




Comenzamos a acercarnos a la costa por la pista, evitando los desvíos secundarios que se nos presentan.


En esta bifurcación nos mantenemos a la izquierda...


...y evitamos desvíos del camino como accesos a fincas.


La pista parece volver a bifurcarse y seguimos manteniéndonos a la izquierda.


Llegamos finalmente a los acantilados, a la altura de una cueva.


Podemos seguir la pistilla, casi cambera, o seguir por el ras de los acantilados siguiendo caminos de cabras, que es lo que acabamos haciendo.


Vista atrás...


...y adelante.


Recuperamos la cambera y seguimos avanzando.


En algún punto parece bifurcarse y elegimos seguir lo más cerca de la costa posible.




Tras otro pequeño tramo de cambera, nos acercamos a la primera playa del camino....


...la playa de Fuentes.




Vamos ya una pista de tierra cerca de la playa, hacia donde nos encaminamos.


Pasamos un estacado y seguimos los sedos hasta la pista.




Ahora seguimos hasta las casucas que vemos encima de la playa y giramos a la derecha de las mismas.


Aquí pasaremos una barrera...


...y echaremos un ojo al curioso estanque de las mismas.


Pasamos un cierre y continuamos adelante por la pistilla entre estacados.


Al poco salimos a un prado abierto.


Ahora giramos un poco a la derecha y seguimos un senderillo entre la hierba hacia la Punta de Berellín.


Llegamos a la punta y admiramos el contorno de los acantilados.




Giramos por la punta y nos dirigimos hacia la playa de Prellezo.


No hay ningún sendero pero vamos pasando cómodamente por el borde de la ensenada, y cruzamos un cierre.


Sólo queda seguir bordeando y enlazar con el mirador donde muere la carretera que viene del pueblo.




Echamos la vista atrás para disfrutar de la ensenada...


...y comenzamos el ascenso por la carretera.


Tras dejar un aparcamiento a mano derecha, tomamos un ramal de carretera que surge por esa mano.


Tras evitar algún desvío lateral, tomamos una pista de grijo que surge a la derecha, y cuando ésta se bifurca, tomamos a la derecha.


La pista comienza a girar y parece llevarnos de nuevo al pueblo de Prellezo.


Así que abandonamos la pista para bajar hacia una vaguada ala derecha, evitando pisar la hierba de los prados.


Bajamos a la vaguada...


...que daría acceso a la Ensenada de La Ballena.


Subimos de frente y enlazamos otra pistilla de grijo.


Avanzamos hacia la derecha unos metros para disfrutar de la vista de otra ensenada, más amplia, que es la de La Mina.


Atravesamos el peñasco a nuestra izquierda y vamos buscando el camino de bajada hacia la ensenada.




Disfrutamos de las vistas y nos preparamos para seguir camino.


Tras comprobar silbando que no hay perros guardando el rebaño deovejas, pasamos el cierr y continuamos nuestro camino, cercano a los acantilados.


Frente a nosotros surgen la Punta Morro y los Islotes de Pesués.


Giramos a la izquierda evitando la punta y buscando una pista cercana, encontrándonos con dos mastines gigantescos que nos ponen en un aprieto.


Salimos de la finca y enlazamos con la pista, y vemos que a unos cuantos metros más arriba de la loma circula otra, que es la que queremos alcanzar.


Tras comprobar que tenemos que volver casi a Prellezo para enlazarla, decicimos seguir la direccion que llevabamos y buscar camino por la zona del nacimiento de Punta Morro.


Un senderillo nos lleva a la vaguada, y la traspasamos.


Al otro lado el camino es seguible, claro en el suelo. El problema es que el suelo es dificil de ver, ya que hay gran cantidad de helechos y escajos.


Continuamos camino, que nos acerca a la pista...




...que finalmente alcanzamos.


Aquí encontramos ya postes indicadores que nos avisan que compartimos camino con el PRS - 252.


A los pocos metros encontramos un pequeño mirador, del que disfrutamos.






Continuamos nuestro camino para llegar a una bifurcación, donde el PR toma por la izquierda. Surge el gusanillo de continuar por la derecha y encontrar bajada directa por Tina Menor, hasta la Playa del Sable.


Hacemos caso al gusanillo y continuamos de frente, viendo ya la desembocadura del Nansa.


El terreno, en un primer momento, es un encinar medianamente franco, por donde vamos abriendonos paso y perdiendo algo de altura.




El encinar da paso a un pinar donde nos parece seguir sedos.




En ocasiones salimos a zonas con mejores vistas...pero caída más directa,y vamos ganando o perdiendo altura en función de ello.


Continuamos buscando cualquier cosa que se parezca a un sedo entre el pinar.




Salimos a una punta rocosa desde donde vemos ya la playa del Sable.


El camino a veces es claro, aunque más peligroso...


..a ratos constituye un sedo claro y prometedor...


...hasta que llegamos al borde de una cala rocosa a la que no podemos bajar debido a lo alto del terraplén.


Continuamos bordeando el bosque, que ahora pasa a ser de eucaliptos.


Finalmente encontramos una angosta vaguada por donde bajamos a la cala rocosa,con mucho cuidado.


La marea no permite pasar hasta el Sable así que estudiamoslos terraplanes de la cala algo más adelante, ganamos altura y entramos en otro tramo de pinar.


El pinar vuelve a cambiar a eucaliptal...


...y sin problema llegamos a una cala de roca y arena.


Esta ya no presenta problema alguno pues a ella llega una pista forestal que seguimos para enlazar con la que viene de Prellezo y bajaba de la Sierra de Jerra.


Llegamos a la citada pista. Si hubieramos seguido la opcion fácil, el PRS-252 nos hubiera subido a la cima de la sierra y luego bajado hacia Prellezo de nuevo. Antes de llegar al pueblo giramos a la derecha por otra pista y llegaríamos justo a este punto.


Hemos evitado así la subida y disfrutado de una zona más salvaje de Tina Menor, con su precio...continuamos por la pista en bajada y llegamos a la playa del Sable.


Aquí surge un conjunto de diques que contienen las marismas. La opción sencilla y larga es volver hacia Los Tánagos y comerse una palmera gigante, pero el estómago no dice nada así que tomamos la opción complicada pero corta e interesante: seguir los muros de contención.




Llegamos a unas fábricas y depósitos, donde seguimos manteniendo la cercanía de la ribera y pasamos al siguiente conjunto de diques.




Estos últimos ya están en peor estado pero todavía transitables.


Llegamos al borde que linda con la carretera general y ya solo queda acercarnos a ella...


...el problema es que es domingo, hay una verja metalica de unos 3 metros de altura y no contesta nadie. No nos queda otra que dar una poco estilosa pero efectiva exhibición de parkour.


Una vez en el otro lado ganamos la carretera general y nos dirigimos de nuevo hacia el Nansa.


Llegamos al puente sobre la ría, cuyas vistas disfrutamos.






Seguimos por la carretera general y tomamos el desvío a la izquierda que indica a Pechón.






Nos toca ahora un rato de aburrida carretera mientras vamos saliendo al mar de nuevo por la ribera de la ría.




Finalmente llegamos a un mirador, al otro lado de la desembocadura del Nansa.




Desde aquí, un cómodo carril peatonal nos lleva hasta Pechón.


Nada más entrar en el pueblo, giramos a la derecha, para seguir una estrecha carretera que nos lleva hacia la costa de nuevo.






Llegamos a un pequeño cruce, desde donde vemos en el acantilado una curiosa construccion.




Tomamos a la derecha,por una pista de grijo, y en cuanto llegamos cerca de unas casas, giramos a la izquierda por una cambera que cruza los prados.




La cambera parece morir y seguimos prado adelante, pasando un cercado para ganar finalmente el acantilado.




Aquí encontramos un cómodo sedo que desciende hasta los prados costeros que dan acceso a la pintoresca construccion.


Desafortunadamente no hay acceso (se informa de que es privado y hay perros) así que nos contentamos con la vista tal cual.


Continuamos adelante viendo ya las Lastras de Pechón.


Aumentamos un poco la distancia a costa para evitar una casa cercana y encontramos una cambera que bordea la misma.


La cambera se convierte en pista y pronto estamos en el aparcamiento de la playa de Amió.




Con marea alta la playa no luce todo lo que vale.


Un poco más adelante hay un pequeño mirador, y tras disfrutarlo continuamos por la carretera, volviendo hacia la carretera general.


Antes de llegar, hay un cartel que señala la playa de Aramal, cuya direccion seguimos.


La pista se bifurca a la derecha...


...y vemos ya la zigzagueante bajada a la rocosa playa de Aramal.


Volvemos a la pista original y la seguimos para atravesar los prados costeros hacia Tina Mayor.


Evitamos un desvío a la derecha y pasamos un pequeño cierre.




El camino se interna en un bosquecillo, y al otro lado nos encontramos un numeroso rebaño de vacas.




Algo más adelante hay una portilla de madera que da acceso a otro tramo de bonito encinar de costa.






Ignoramos otra barrera que cierra una finca a la derecha...


...y llegamos al borde del camping.


La pista de bajada nos deja en la playa de Las Arenas.


Ahora lo más fácil sería subir a la general por el camping, cosa que no plantearía problema en temporada, y nadie nos diría nada. Pero está cerrado, y aunque sea sencillísimo pasar las barreras, es fácil que nos reprendan (la última vez que paré y llamé a la cristalera a tomar un café, me miraron y ni abrieron). Así que tomamos la pista enlazada, en ascenso.


Pasamos cerca de uno de los edificios de aseos y continuamos el ascenso.


La pista vuelve hacia Pechón por más zona de prados.


En cierto momento encontramos un desmonte...


...y ganamos la general gracias a él, evitando que la vuelta se alargue más de lo deseado.


Toca un rato ahora de aburrida carretera, hasta que pasamos el camping, y seguimos.


A nuestra derecha surge la Playa del Pedrero.


Continuamos bajando, remontando la desembocadura, en este caso del Rio Deva.




Tras otro rato de aburrida carretera llegamos a las rotondas de acceso a la autovía en Unquera. Queremos evitar el seguir comiendo carretera así que nos hacemos por un senderillo a la derecha.


Así llegamos a un caño pantanoso que se cruza medianamente bien.


tras unos metros con mucho barro pasamos a una pradería que se anda bastante bien.


Avanzamos por ella paralelos a la autovía, mientras elcampo de futbol va acercándose.


Cuando ya parece todo ganado, llegamos a una zona que haría las delicias a cualquier cultivador de arroz camboyano, con caño salvable sólo al lado del cercado de la autovía.


Pasamos así a un prado encharcadete y llegamos al muro del campo de futbol.




Aquí ya pisamos carretera y nos dirigimos hacia el pueblo.


Evitamos el tuel bajo la autovía y nos dirigimos hacia el Deva de nuevo.


Aquí llegamos al puente que cruza el Deva, y separa Asturias y Cantabria.


Seguimos, por debajo del puente, para llegar a la zona conocida como el Llance, y entrar en zona urbana de Unquera.


Pasamos por el tunel bajo las vías del tren...


...y damos por terminada la caminata al lado del puente que separa Unquera (Cantabria) y Bustío (Asturias).


Adjunto un archivo gpx grabado en la ruta con un Garmin Oregon 550, y un archivo Kmz de cómo quedaría un recorrido sin tanta aventura. Un saludo!

Desconectado mariscal

  • Novato II
  • *
  • Mensajes: 24
Re:GRL Cantabria - Etapa 8: San Vicente de la Barquera - Unquera
« Respuesta #1 en: 07 de Noviembre de 2016, 13:47:54 pm »
Buenas!
Llevo tiempo pensando en hacer el tramo de costa San Vicente-Prellezo, pero la información que he encontrado hasta ahora difiere entre sí y es confusa. Tenía la sensación de que es un tramo difícil de seguir pegado a la costa debido a los cierres, orografía y demás, y esta entrada parece confirmarlo. La verdad es que conociendo ya in situ Berellín y la costa de Prellezo, a la vista de las fotos e indicaciones se quitan un poco las ganas...

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1754
Re:GRL Cantabria - Etapa 8: San Vicente de la Barquera - Unquera
« Respuesta #2 en: 07 de Noviembre de 2016, 13:59:04 pm »
Así es. Muchos cierres, muchas sorpresas...para mal. Y en un tramo..."no tan bonito" como el resto de costa.

Pensándolo en pasado, me quedo claramente con los tramos Sonabia-Laredo, Isla-Somo y Costa Quebrada...aparte del Buciero.  :D :D :D Lo demás, muchos problemas como para disfrutarlo. Aunque es normal, siendo algo que no pasó del proyecto, del titular.

Un saludo!