Favoritos 1 Favoritos

Autor Tema: Oriñón-Sonabia-Monte Candina-Oriñón  (Leído 2190 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Javidubi

  • Novato II
  • *
  • Mensajes: 18
Oriñón-Sonabia-Monte Candina-Oriñón
« en: 14 de Octubre de 2013, 16:59:28 pm »


Longitud: 9,2 km
Desnivel acumulado subida: 640 m
Tiempo: 4h

Comenzamos en el aparcamiento de la playa de Oriñón caminando por la carretera dirección a Sonabia.
Al llegar a Sonabia bajamos hacia la playa por el camino que sale a la izquierda donde podemos leer: Laredo 9 km (3,5 horas). Antes de llegar a la playa el camino bordea los prados y huertas de la Llosa. Una vez pasada la playa continuamos por una senda que asciende con pendiente mantenida hasta que al final, con un zig-zag escarpado, enfila la pared para alcanzar una estrecha trinchera que la atraviesa.
Desde aquí, continuamos nuestro recorrido hacia el Paso de los Oraos, situado en el extremo Oeste de la meseta; lo alcanzamos siguiendo la senda que recorre su flanco izquierdo. Se trata de un angosto portillo que da vista al valle de Liendo ofreciendo un magnífico panorama de toda su costa hacia las marismas de Santoña. El portillo actual fue abierto a pico para eludir el impresionante, y obligado, pasillo natural aledaño que está colgado a casi 250 m sobre el mar, lo que supone el mayor desplome calizo de todo el Cantábrico.
Desde el Paso de los Oraos observamos el Camino de la Costa que desciende, entre encinas y madroños, hacia la Playa de San Julián. Allí, una intrusión diapírica, declarada por el Instituto Geológico y Minero de España como Punto de Interés (Duque & Elizaga 1983), ha dado lugar a un afloramiento de rocas volcánicas, arcillas y yesos. Estos últimos fueron explotados en una arriesgada mina en la primera mitad del siglo XX.
Continuamos el recorrido desde el Puente de Presa dejando a la derecha el mencionado Camino de la Costa; nuestra senda mira al Sur y mantiene durante un trecho la cota; a la vista el tajo de la Calleja perfila la ladera rocosa  salpicada de encinas centenarias. Sucesivas revueltas nos acercan hasta la arista cimera, la sensación de coronar la cumbre de Solpico (486 m) es aérea y el panorama imponente. Hacia el oeste el polje de Liendo, las marismas y la cordillera, desde el alto Asón hasta los lejanos Picos de Europa. Hacia la costa este el Cabo Machichaco cierra el horizonte litoral que comienza en la ensenada de Oriñón y continúa con la rasa costera del monte Cerredo.
Dejamos Solpico para seguir el cordal cimero hasta el Vértice afilado de Candina (476 m). Desde la cima observamos todo el laberíntico relieve interior del macizo, el cual dibuja un rosario caótico de hayas encadenadas con crestas y acantilados.
Continuamos la travesía bajando de la cumbre con dirección Este. La señalización nos lleva, entre profundas torcas, a un ancho camino (resto de una infructuosa explotación de mineral de hierro). Bajamos por el plano inclinado dirección Norte y en el fondo de la Hoya Llanegro giramos a la derecha para acercarnos a un paraje muy señalado: los Ojos de Solpico, también conocido como los Ojos del Diablo. Volvemos atrás para salir de Llanegro por donde entramos.
Dejamos en la diestra el camino que nos trajo de la cumbre y, tras bajar media ladera, cogemos, junto a una ruina minera, la senda señalada de la derecha; es una zona sin arbolado. En la hoya que vamos dejando a la izquierda hay vestigios mineros y plataformas carboneras en las que se dio cuenta del bosque original; se ve un precario abrevadero de plásticos que acumula agua de lluvia para vacas y ovejas. Continuamos bajando hasta los pies de una gran encina que preside la boscosa Hoya de Corteguera.
Aquí, en Corteguera,  se solapa nuestro camino con la Ruta de las Hoyas, la cual parte desde el barrio de Isequilla.
Pasamos junto a un panel informativo antes de trasponer el collado de Corteguera hacia el Sur y dar vista a los cantiles de Hoya Covañera, una profunda dolina que nos hace intuir las corrientes subterráneas que perforan Candina.
Continuamos la bajada dejando Covañera a la derecha; nuestra ruta mantiene la dirección Sur hasta el rellano de Gedo, donde hay un cruce de caminos desde donde tenemos dos opciones:
•Girar al Este, para bajar en pocos minutos directamente a Orión.
•Seguir hacia el sur, y trasponiendo el collado que tenemos a la vista desde Gedo, llegaremos directamente hasta un área de descanso de la N-634, donde puede estacionarse el vehículo.