Autor Tema: Subida al Pico Cerredo desde Allendelagua  (Leído 1923 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Webmaster

  • Administrador
  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 3775
  • Sexo: Masculino
Subida al Pico Cerredo desde Allendelagua
« en: 19 de Marzo de 2010, 18:30:16 pm »
Distancia: 10.5 Km
Desnivel máximo: 570 m
Ascensión acumulada: 590 m
Duración: 3h

Desconectado Webmaster

  • Administrador
  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 3775
  • Sexo: Masculino
Re:Subida al Pico Cerredo desde Allendelagua
« Respuesta #1 en: 05 de Octubre de 2012, 20:25:55 pm »




El punto de partida de esta excursiones una localidad cercana a Castro Urdiales: Allendelagua. Aparcamos el coche al final del pueblo y continuamos a pie por una estrecha carretera que sale hacia el oeste. Abandonamos esta vía unos metros después, antes de llegar a una estabulación de bloques de cemento rodeada por eucaliptos. Tomamos un camino a la izquierda que atraviesa en diagonal un prado donde no es fácil distinguir el trazado sobre la hierba. La mejor indicación es que es que discurre por el único terreno limpio de rocas y encinas. El camino alcanza un paso entre dos pequeñas cimas al SE. En el collado subimos bordeando  una plantación de eucaliptos y pinos para salir a una pista de tierra, en la que vamos a la izquierda hasta una encrucijada, por la que descenderíamos a Castro Urdiales. La cima de la izquierda corresponde al emplazamiento del desaparecido Castillo de San Antón, de origen templario. Desde esta elevación vemos al SO la cima del Pico Cerredo y el camino a seguir hasta ella.

Desde los restos del Castillo de San Antón retrocedemos unos metros para tomar un camino que asciende en dirección su, bordeando unas plantaciones de eucaliptos y pinos  que quedarán a la izquierda. El camino atraviesa dos pequeñas hondonadas y, al llegar a una zona de  matorrales de helechos, tojo y brezo, gira a la derecha ascendiendo hacia la divisoria de la montaña, donde hallamos otra plantación de pinos.

 Ya en la loma de la montaña  divisamos al S la localidad de Sámano, pero ascendemos hacia el O por una ancha pista que recorre la cima, con la plantación de pinos a la izquierda. Progresamos y pasamos junto al menhir de Ilso Grande, para después llegar a las proximidades de una cima con un repetidor de telecomunicaciones, a la cual no es necesario acercarse. Progresamos hacia el O, orientados por la visible cima Pico Cerredo, por una pista muy deteriorada que nos conduce a un collado (561 m) en la cara E del mismo. Abandonamos la pista que desciende hacia el S y nos dirigimos a la derecha hacia el Pico Cerredo, guiados por las franjas blancas y rojas de pintura.   Estas señales indican el camino adecuado para coronar la cima caliza del Cerredo, donde hallamos  un vértice geodésico y un buzón alpino. Regresamos por el mismo camino y desde el collado se presentan dos opciones:  volver tranquilamente por el camino de la ida, o intentar completar un recorrido  circular, a sabiendas de que en la parte final no hay senda, caminando entre matorrales que entorpecerán la marcha.

Si optamos por esta opción, desde el collado descendemos rodeando la cara noreste del Cerredo para llegar a otro collado al norte de este pico. Al principio hay  camino pero aparece una pista poco después. Desde este collado divisamos   la ladera septentrional cubierta de hayas y hierba, peor regresamos hacia Allendelagua por una vereda hacia el E, que pasa junto a un roble solitario. El camino, aunque rodeado por matorral, se distingue fácilmente.

Poco después llegamos a un cruce, con un camino a la izquierda que ignoramos, y avanzamos entre  helechos y tojos, bordeando una plantación de eucaliptos. El descenso es pronunciado hasta llegar a un pista de tierra en malas condiciones que se dirige hacia una cabaña a la izquierda. Seguimos a la derecha, sirviéndonos de referencia las ruinas del castillo de San Antón en el extremo oriental de la ladera. No debemos internarnos en los eucaliptales, sino bordearlos por la parte superior. Desechamos al cabo de un rato una pista que desciende a la izquierda a Cérdigo. Durante el trayecto atravesamos tres cruces de aguas; uno de ellos, Los Ciervos, cubierto por una pequeña mancha de castaños, avellanos, robles.

Proseguimos siempre hacia el E sin perder altura, en la parte final desaparece el camino y avanzamos entre pequeños matorrales de tojos. La orientación será nuestra mejor aliada para llegar al collado inicial, próximo al Castillo de San Antón, rodeado de eucaliptos. Es fácil despistarse y confundir las plantaciones de eucaliptos. Una vez en el collado, descendemos por el prado de rocas y encinas a Allendelagua.