Autor Tema: PR-S.63 Rucabao-Aguasal  (Leído 1731 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1687
PR-S.63 Rucabao-Aguasal
« en: 20 de Abril de 2016, 19:34:18 pm »
La ruta parte desde el cruce de Portilla, donde tomamos la carretera hacia Rucabao, para abandonarla y comenzar a seguir la crestería que divide las aguas del Rucabao y el Pas (luego será del Aguasal), por los cabañales de Los Perales, La Briñia, La Candenosa, Brenaseca y La Cotera, para antes de subir a Hormías, hacerse a la derecha y bajar al cabañal de Horra, donde ganamos un sendero borriquil que nos deja bajar a las cabañas de Sel de la Garma, y de allí ganar el camino que sigue el cauce del Aguasal. Tras hacer una incursión al cabañal homónimo y remontar el arroyo hasta donde haya ganas (de subir, y de ver impresionantes cascadas en las laderas del Castro Valnera), volveremos sobre nuestros pasos y bajaremos hasta las cabañas de La Estribera y ganaremos la carreteruca del barrio de Pandillo, que tendremos que descender (sin marcado del PR, ni integración en el cómputo de kilómetros oficial), de camino al cruce de Portilla, donde cerramos el duro y precioso circuito.


En total se recorren 12'7 kilómetros (4 de ellos la vuelta de Pandillo al cruce de Portilla por la carreteruca del barrio), con 733 metros de desnivel acumulado, que se resuelven en  unas 3 horas y media ritmo rápido (según la información oficial, en 5 horas sin la parte de la carreteruca). El marcado es bueno en líneas generales, pero hay varios puntos donde se echa de menos alguna estaca o más marcas de sendero, y donde encontramos tiras de tela amarillo fosforito, apaño poco homologado pero que soluciona la papeleta.


Comenzamos a andar en el cruce de Portilla, donde tomamos a la izquierda para encontrar el cartelón señalizador de la ruta y tomar a la derecha por la carreteruca que lleva a Rucabao...


...y que abandonamos por la derecha al cabo de unos cientos de metros.


A esa mano cruzamos un impresionante puente sobre el Rucabao, tras el que un poste señalizador nos pide que nos hagamos a la izquierda...


...y comencemos a ganar altura por un sendero que nos sube por la divisoria de aguas.


Ignorando algún tenue ramal a la izquierda, el sendero gana altura para dejarnos a la entrada de las fincas de Los Perales, donde no entramos ya que un nuevo poste señalizador nos pide hacernos a la derecha...


...avanzando por el límite inferior del cabañal, y disfrutando de las vistas a la mano de Pandillo.


En cierto punto, veremos una profunda huella a la izquierda que sube de manera fuerte, y por ella subimos...


...ganando altura rápidamente hacia una cabaña de la Briñia.


Al borde de la misma, ignoramos el acceso a los prados de la derecha, para seguir de frente según poste señalizador...


...que avanza por el bosque a la izquierda de las fincas de La Candenosa, acompañados por una goma de coger agua.


Al rato se nos junta por la derecha un sendero que viene de las fincas, y llegamos a una bifurcación, donde ignoramos el sendero a la izquierda en leve descenso, para tomar por la derecha...


...donde volvemos a repetir situación: se nos junta un sendero que viene de la finca por la derecha, y llegamos a una bifurcación donde ignoramos el ramal a la izquierda para tomar a la derecha.


Así salimos ya a las fincas de La Candenosa...


...para salir a la crestería divisoria de aguas y comenzar a atacarla por un sendero que nos mete hacia el cabañal de El Sillar.


En primer lugar avanzamos por unos prados que cruzamos siguiendo la crestería...


...para después ir flanqueando por la izquierda (sin tomar el senderillo que nos llevaría por esa mano a Brenaseca), sino que volvemos a recuperar la cresta a la derecha.


Por esa mano salimos a bordear los muros de una finca, para un poco después...


...superar los restos de un cierre quemado donde encontramos más señalización que nos piden seguir la dirección de ascenso.


De esa manera salimos a las cabañas de La Cotera, quedando Brenaseca a nuestra izquierda, y con una impresionante panorámica: Castro Valnera y La Capía a la derecha, y a la izquierda la Mota de Cucolobrero y el Picón de Los Lastreros, mientras asoma la cabeza el macizo del Asón por el Portillo de Ocejo.


Es momento de continuar nuestro camino por la divisoria de aguas, superando los muros y cierres...


...y salir a las laderas herbosas previas a la subida a Hormías.


Afortunadamente para nuestras piernas, el ascenso termina aquí, y si estamos atentos a nuestra derecha, veremos una estaca señalizadora que nos pide que nos tiremos por esa mano...


...donde veremos ya el verde de las fincas de Horra, y el sendero que nos deja descender cómodamente al cabañal.


Una vez encima del mismo, bajamos para ver pintadas del PR a mano derecha, lo que puede despistar ya que tenemos que descender por el prado a la izquierda...


...hasta localizar en el extremo inferior las marcas que nos piden salir de los muros. Desde aquí veremos un senderillo por la ladera, que no es el que tenemos que seguir, y que nos llevaría a las cabañas de Laguío.


En vez de eso tenemos que mirar a la derecha, por donde un perfectamente visible sendero borriquil, casi cambera, desciende en rápidos zigzagueos...


...que nos embocan a perder altura al ya visible bajo nosotros cabañal de Sel de la Garma.


Entramos al grupo tras rebasar un poste señalizador, y una marca nos pide tirarnos por la ladera bajo sus cabañas...


...sin mucha traza de sendero, hasta que una estaca señalizadora nos pide hacernos a la izquierda, encontrando ya camino que nos dirige a un cauce cercano.


Nos toca perder altura siguiendo el cauce por la derecha..


...para al poco cambiar de mano gracias a un rudimentario y no muy necesario puentecillo.


Así, un poco más abajo enlazamos con el camino que va desde Pandillo hacia las praderas de Aguasal, adonde nos dirigimos por la izquierda...


...siguiendo un claro camino que pronto nos deja ver las primeras de ellas.


Tras dejar una empinada ladera a mano izquierda donde se asientan varias cabañas...


...cruzamos un pequeño cauce de arroyo...


...y llegamos a un punto donde la señalización desaparece, y el desbroce se ve que ha tocado a su fin. Toca decidir si queremos volver o seguir avanzando por la cuenca del Aguasal.


Si escogemos lo último, la senda sigue por encima del cauce, ganando altura...


...hasta llegar a la última cabaña del grupo (desde donde por cierto se inicia un ascenso algo difuso al ya nombrado cabañal de Laguío).


Siguiendo adelante cruzamos un cauce lateral y seguimos el cada vez más difuso sendero por el borde del Aguasal...


...que nos deja en un punto desde el que disfrutamos del espectáculo de las laderas bajo el Castro Valnera, y de las cascadas en sus canales (la izquierda es la de La Vaga).


De aquí para arriba el terreno se vuelve muy incómodo y es momento de volver disfrutando de las vistas...


...hasta el punto donde enganchamos el camino bajando de Sel de la Garma.


Ahora bajamos por la izquierda en dirección a Pandillo, cruzando el arroyo que baja de Sel de la Garma...


...y un poco más adelante cruzamos el precioso puente pasiego que nos deja en el cabañal de La Estribera.


Ya sólo nos queda bajar acompañando al Aguasal, siempre por su ribera...


...ignorando un par de puentes que comunican las fincas a su otra mano.


Y sin más llegaremos al aún más impresionante puente de Pandillo, que cruzamos para enlazar el fin de la carreteruca del barrio, dando por oficialmente terminado el sendero, y acabando la señalización del mismo.


De cualquier manera, aún queda volver al punto de origen en Portilla, algo sin más complicación que recorrer los menos de 4 kilómetros de carreteruca, ignorando los puentes que cruzan el río (ya el Pas) a mano derecha...


...y disfrutando de las cabañas del barrio, de las mejor conservadas y/o reformadas de toda la pasieguería, hasta que volvemos al cruce de Portilla y cerramos el circuito.


Adjunto el archivo gpx grabado con un Garmin Oregon 550. Un saludo!