Autor Tema: PR-S.51 Tradición Pesquera y Fuertes Napoleónicos  (Leído 1731 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Webmaster

  • Administrador
  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 3758
  • Sexo: Masculino
PR-S.51 Tradición Pesquera y Fuertes Napoleónicos
« en: 19 de Noviembre de 2011, 16:44:28 pm »

"Sendero deshomologado por la FCDME"


Distancia: 8.6 Km
Desnivel máximo: 150 m
Ascenso acumulado: 190 m
Descenso acumulado: 170 m
Duración: 1h30
Fecha track: 14-1-2008
« Última modificación: 30 de Enero de 2019, 13:41:47 pm por Webmaster »

Desconectado Webmaster

  • Administrador
  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 3758
  • Sexo: Masculino
Re:PR-S.51 Tradición Pesquera y Fuertes Napoleónicos
« Respuesta #1 en: 28 de Agosto de 2012, 14:01:41 pm »



Itinerario de escasa dificultad por el entorno del núcleo de Santoña que permite recorrer las principales fortificaciones de la época napoleónica y años posteriores (tres fuertes, dos polvorines y dos baterías).

Conoce in situ la secular tradición marinera de la villa (puerto pesquero, industrias conserveras, pasaje marítimo) y aproximarse a los valiosos ecosistemas de marisma y encinar costero. 

La senda parte del final del paseo marítimo, junto al Fuerte de San Martín, cuya construcción actual, que data de 1863, se alza majestuosa sobre la bahía de Santoña, y que, junto al cercano fuerte de San Carlos, defendía la entrada de la bahía de posibles incursiones de tropas enemigas. El uso de este estratégico lugar es muy anterior, pues ya a comienzos del S. XVII los santoñeses habían erigido una fortificación para la defensa de la villa. Tras ascender por unas escaleras que nacen bajo el fuerte se llega a un cruce,  donde se debe tomar el ramal de la derecha, dirigiéndose el de la izquierda al Fuerte del Mazo, camino que se tomará posteriormente. A escasos metros aparece otro cruce, en el cual se vuelve a girar a la derecha, dirección Fuerte San Carlos.

En la misma bifurcación, se pueden admirar las dos baterías de Galbanes, la alta junto a la carretera, y la baja, sobre el pasaje marítimo. Localizadas entre ambos fuertes, servían de apoyo y completaban el sistema defensivo que cubría la entrada a la bahía y su fondeadero interior.
 
A menos de un kilómetro del anterior Fuerte, se alcanza el Fuerte de San Carlos. La fortificación se edifica en 1688 sobre el Castillo de Torrecilla, que las fuentes datan en tiempos de Felipe II. Tras numerosas reformas en el S. XVIII, tuvo un uso muy destacado en tiempos napoleónicos, proviniendo su estado actual de la reforma de 1859.

Desde este punto se debe de retornar nuevamente al Fuerte de San Martín, desde el cual tomamos el ramal de la carretera que asciende al Fuerte del Mazo. A una centena de metros se alcanza la Batería Alta de San Martín, gran explanada desde la que se protegía al Fuerte de San Martín y donde todavía son perfectamente visibles los soportes en los que se instalaron los cañones. Prosiguiendo el recorrido, la pista se interna en el valioso encinar cantábrico relicto del Buciero, llegando al Mirador de Casablanca, a medio camino entre los dos fuertes, con unas excelentes vistas sobre  Santoña y el  estuario  del Asón.

Tras un kilómetro y medio ascendiendo por la pista, alcanzamos el Fuerte del Mazo y el Polvorín del Helechal, localizado en un lugar resguardado para evitar impactos de proyectiles enemigos. El Fuerte del Mazo, recibe también erróneamente el nombre de Fuerte de Napoleón, motivado por la transmisión popular del nombre del Fuerte Imperial de Napoleón, construido simultáneamente al del Mazo y demolido a principios del S. XX para la construcción de los edificios que ahora constituyen el Penal del Dueso.
Retomando la senda, habrá que dirigirse al Barrio del Dueso, continuando de frente por la pista asfaltada tras el pequeño desvío al Fuerte. Se desciende paulatinamente, ignorando un ramal que nace a la derecha 500 metros después. Tras otro medio kilómetro, se llega al barrio del Dueso, donde se podrá observar el Polvorín del Dueso, en este caso edificado con la función de abastecer al derruido Fuerte Imperial.

A continuación, desde la pequeña plaza con un área de recreo infantil y unas pistas deportivas, se continúa descendiendo, girando a la izquierda y siguiendo la carretera hasta salir del Dueso y finalizar en un cruce, donde se deberá tomar el desvío de la izquierda. Siguiendo esta carretera, se deja atrás la cantera del Sorbal, continuando unos metros hasta que, a la derecha, junto a  un  muro de  piedra,   nacen  unas escondidas escaleras.

Bajando por ellas, enseguida se accede a un pequeño sendero de tierra que transcurre junto al perímetro de la Marisma de Sorbal. Se trata de un humedal de agua dulce que se alimenta de las aguas subterráneas del Buciero, a cuyo pie se asienta.

La senda, que discurre entre carrizos y otras especies propias del ecosistema marismeño, finaliza junto a la carretera nacional. En este punto, se vira a la derecha, avanzando 30 metros por el arcén hasta cruzar con sumo cuidado la carretera e introducirnos en el polígono industrial, donde transitando por su perímetro exterior, junto al mar, se observará por un lado la mayor concentración de industria de fabricación de anchoas de España y por otro, excelentes vistas sobre todas las Marismas y el estuario del Asón.

Continuando por el borde exterior del polígono, se alcanza la carretera autonómica CA-241, que atraviesa la Marisma. Siguiendo a la izquierda enseguida se llega al singular y tradicional Puerto Pesquero, con su lonja y el recientemente instalado Mirador de las Marismas con forma de proa de barco. Es en el entorno del puerto, uno de los más emblemáticos y de mayor tradición de la península, donde mejor se puede admirar el gran peso que la pesca y todas las actividades relacionadas con ella siguen manteniendo en la villa marinera. Es por ello muy recomendable el paseo por el puerto y tomarse unos minutos para admirar su entorno desde el mirador.

 Del entorno del puerto parte el agradable pasaje marítimo que "inducirá al senderista al Fuerte San Martín en unos 20 minutos. Así, bordeando la Plaza de Toros (construida en 1907), se sigue caminando por el pasaje, lo que permite observar la playa de San Martín (a los pies del paseo), las tradicionales actividades de marisqueo, el Monumento a Juan de la Cosa, insigne marinero oriundo de la villa y autor del primer mapamundi, o el embarcadero que une Santoña con Laredo. Así, finalmente llegamos al punto de partida, bajo el Fuerte San Martín.
 

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1687
Re:PR-S.51 Tradición Pesquera y Fuertes Napoleónicos
« Respuesta #2 en: 15 de Diciembre de 2015, 15:13:51 pm »
Esta ruta es la más rápida de los senderos PR del municipio, y a pesar de avanzar casi en exclusiva por carretera, pista y casco urbano, cuenta con unas  vistas espectaculares de la costa oriental cántabra, de la desembocadura del Asón, y de los macizos tributarios a dicho río y al Miera. Además se visitan la  mayoría de los fuertes y edificios militares (asociados en su mayoría a la ocupación napoleónica), se pasa por la zona portuaria, y se recorre completo el  paseo marítimo. Ello hace que sea una ruta fácil y asequible, sobre todo como primera toma de contacto o en familia. Comenzando en la zona del Fuerte San  Martín, visitaremos el mismo, las Baterías de Galvanes, y el Fuerte de San Carlos, para volver de nuevo al primero y subir a la Batería Alta de San Martín, y  desde allí por la carreteruca del monte, llegar a la zona del Polvorín del Helechal y el Fuerte del Mazo, bajando al barrio del Dueso, donde podremos ver el  polvorín y el centro penitenciario homónimos, éste último construido tomando el antiguo Fuerte Imperial como base. Desde aquí volveremos a Santoña, pero 
pasando por las cubetas de marisma más cercanas al pueblo, y pasando por el exterior de la zona portuaria, para volver al entorno del Fuerte San Martín por  el paseo marítimo.


En total, se recorren 8'83 kilómetros, con unos 260 metros de desnivel acumulado, que se superan en 2 horas y media, a ritmo medio.


Comenzamos la ruta en la zona central del Paseo Marítimo, y nos dirigimos por el mismo hacia el Fuerte de San Martín...


...disfrutando no sólo de las vistas de la bahía, sino atentos al suelo, donde podremos observar el origen del paseo: la antigua muralla que cerraba este lado del pueblo.


En cuanto nos acerquemos al Fuerte de San Martín, abandonamos el paseo para hacernos a la izquierda...


...y tomamos las escaleras de acceso al mismo.


Una vez en la entrada del fuerte, enlazamos con la carretera que da acceso al barrio del Monte, para ganar unos metros de altura...


...llegando a una bifurcación, donde encontraremos una fuente de extraño sabor a mano derecha. Más tarde continuaremos por la izquierda, en ascenso, pero de momento tomamos de frente, hacia el Fuerte de San Carlos.


Unos metros más adelante ignoramos una pista cementada que sube a la Batería Alta de San Martín...


....y poco después rebasamos un aparcamiento y llegamos a otra bifurcación, donde tomamos a la derecha en ligero descenso.


Mientras avanzamos, veremos un par de senderos a la derecha (el segundo de los cuales nos bajaría al paseo marítimo de nuevo), que ignoramos y continuamos...


...pasando por el borde superior de la urbanización coloquialmente conocida como Los Nichos, y posteriormente rebasamos la estatua de la virgen, ignorando las escaleras que comunican con el final del paseo.


Poco después de la virgen, encontraremos unas piedras que cortan el acceso de vehículos (antes se usaba el fuerte como zona de after o pajareo)...


...y al momento quedamos frente a la entrada del Fuerte de San Carlos.


Aparte de recorrer sus fotogénicas galerías inferiores, merece la pena subir hasta su primera plataforma, donde encontraremos un aljibe...


...y posteriormente subir por una rampa que da a un tunel...


...tras el que llegamos al segundo nivel, en el que vemos los asientos para los cañones (fabricados en Trubia en 1880), y una rampa por la que podemos subir a la última plataforma a la izquierda...


Ésta cuenta con idénticos asientos...


....y bonitas vistas del acantilado y de la costa hacia Vizcaya.


De vuelta a la segunda plataforma, podemos seguir de frente, prescindiendo de la bajada por el túnel...


...ya que una amplia pista da un par de curvas y nos deja en la zona de entrada al fuerte.


Toca ahora volver de nuevo hacia el Fuerte San Martín, disfrutando de la vista de la Batería Baja de Galvanes en el regreso...


...hasta la bifurcación al lado del citado fuerte, donde tomamos a la derecha, en ascenso.


Unos metros más arriba, vemos unas escaleras a mano derecha, que recuperan el antiguo pasadizo ocupado por una antigua huerta, que ataja la carreteruca del monte a su paso por numerosas casas, pero que no forma parte del trazado del PR y por tanto lo ignoramos.


...y subimos por la carreteruca que zigzaguea al lado del espacio recuperado y bordea la Batería Alta de San Martín, espacio objeto de una remodelación-destrozo, con su interior convertido en un muestrario para baños...


...y en el exterior, no visitable, crece la hierba entre los asientos de los cañones que a punto estuvieron de acabar tirados como si fueran escombro.


Continuamos por la carretera, ignorando algún sendero o entrada a finca laterales...


...y pronto rebasamos la Casa Blanca, comenzando a tener buenas vistas del pueblo a mano izquierda.


Continuamos la subida por la carretera, y antes de llegar a lo más alto del camino, veremos un apartadero con una entrada a finca a mano izquierda. En este punto pasa desapercibido a mano derecha, a un par de escasos metros entre la vegetación...


...uno de los antiguos caleros repartidos por el Buciero. Al lado de la Batería Alta que rebasamos hace un rato, subiendo unos metros por la cambera que salía a su lado, podemos llegar a otro muy bien conservado, pero en este caso, lo tenemos justo al lado del camino.


Continuamos por la carreteruca, y llegamos a un aparcamiento, donde tenemos el Polvorín del Helechal a mano derecha, pero seguimos de frente hacia el Fuerte del Mazo, compartiendo trazado con el PR-S.50 (Culminaciones del Buciero), como llevamos haciéndolo con el PR-S.49 (Faros y Acantilados del Buciero) desde el Fuerte de San Martín.


A escasos metros dejamos a mano izquierda el camino del Salticón, que nos bajaría rápidamente al pueblo de nuevo (a la zona de La Alameda)...


...y casi al momento encontramos una bifurcación, donde el camino continúa a la derecha hacia el Barrio del Dueso, pero de frente podemos alcanzar en un par de minutos el impresionante Fuerte del Mazo.


Como la gran mayoría de las fortificaciones del pueblo, el fuerte ha sido objeto de varias reformas con enorme coste, y con actuaciones muy discutibles en el exterior, como la colocación de "sistemas de arquitectura textil, ligeros y evanescentes", en palabras de los arquitectos encargados. Hablando coloquialmente  esto se traduce en una mierda de rejillas en todo el perímetro, que afean la vista tanto desde dentro como desde fuera...


...aunque lo de la parte de dentro ya queda para el futuro, porque como en la mayoría de las fortificaciones, está cerrado al público, y nos tendremos que contentar con ver la puerta, y el bonito aparcamiento de bicicletas que se hizo sobre el antiguo foso defensivo, que se decidió cementar, con un par.


Tras visitar el fuerte, volvemos a la zona del Helechal, disfrutando de la vista del polvorín homónimo (no visitable) y del macizo del Buciero, hasta la bifurcación de antes, donde tomamos a la izquierda, en descenso...


...y en cuanto aparece abajo el Penal del Dueso y la Playa de Berria, ignoramos un sendero a mano derecha (que es un SL, Ecosistemas del Bosque), mientras aparece todo el arenal, el Brusco, y al fondo la costa de Noja.


Tras rebasar una zona de altos eucaliptos, ignoramos una cambera a mano derecha que es un atajo hacia Yusa


...y comenzamos a perder altura rápidamente, sin abandonar la pista hormigonada, que tras rebasar una cruz de recordatorio al "holandés", se bifurca. Por la  derecha se nos va el PR-S.50 hacia Yusa, al que decimos adiós, y nosotros seguimos a la izquierda, en descenso.


Al momento enfilamos hacia el Barrio El Dueso, con buenas vistas al fondo del Brusco y El Gromo (el primero con los restos del Fortín de Cueto Cabrero y el segundo con los restos de un fuerte de campaña apenas reconocibles), y Montehano asomando su cima a la izquierda...


...y antes de llegar al núcleo del barrio, veremos su polvorín, con su curiosísimo sistema de pararrayos, que está interrumpido a la altura de las escaleras pero que continuaba hasta un pozo cercano. El polvorín, por no desentonar con la tónica local, ha sido un agujero de dinero público, y está cerrado al mismo.


Avanzando unos metros más, llegamos a las pequeñas pistas deportivas, al lado de las antiguas escuelas, y decimos también adiós al PR-S.49, que gira a la derecha hacia el Faro del Pescador, para dejarnos caer hacia la izquierda, rebasando la ermituca del barrio...


...y saliendo del barrio por su carreteruca de acceso, dejando las fincas de Zuzano a mano izquierda.


Justo antes de la salida, rebasamos el lavadero, a cuya izquierda está una fuente del año 55, y circulamos por el borde del Penal del Dueso, antiguo Fuerte Imperial durante la ocupación francesa...


...y finalmente llegamos al cruce del Sorbal, donde a la derecha enlazaríamos con la carretera a Berria, pero tomaremos a la izquierda, en dirección a Santoña.


Por aquí circula una carretera con carril peatonal...


...y antes de llegar a la entrada de la antigua cantera del Sorbal, tendremos a la derecha una zona con paneles interpretativos y buenas vistas de la cubeta homónima.


Unos metros más adelante, rebasada la entrada de la cantera, veremos a mano derecha unas escaleras que tendremos que bajar...


...para cruzar la cubeta por un senderillo con ayuda de una pequeña pasarela.


Así salimos a la zona de aparcamiento que se usa los días de mercadillo (domingo) frente a los campos de futbol, y nos hacemos a la derecha...


...para cruzar la carretera en dirección a la rotonda de entrada, donde giraremos a la izquierda...


...cogiendo la Avenida de Lons, que bordea el polígono industrial y la Cubeta de Solija.


La avenida gira a la izquierda, dejando el cierre de la cubeta a mano derecha (hay un bonito paseo por la marisma a esa mano), y saliendo a encarar Montehano, con la Canal de Boo lamiendo ahora la zona industrial, a cuya ribera nos acercamos...


...para coger un senderillo ribereño por el que avanzamos.


Cuando éste se acaba, seguimos adelante hacia el puente de acceso al pueblo, a cuya derecha se encuentra el albergue municipal...


...y en cuanto llegamos a la carretera general al lado del puente, cruzamos la carretera y nos hacemos a la derecha en dirección al pueblo.


Por la acera llegaremos a la rotonda "del pescador", donde giraremos a la derecha...


...encarando la calle González Ahedo (nombrada en honor del segundo visitante europeo y primer cartógrafo de la Isla de Pascua).


Pronto veremos una señal en una farola, que nos pide girar a mano derecha...


...de manera que bordeamos el muelle pesquero, que dejamos a la derecha, y queda frente a nostros el edificio del Mirador de las Marismas.


Haciéndonos a la izquierda del mismo, continuamos por la zona del muelle "deportivo", por cuya izquierda quedan en pie las antiguas naves de industrias salazoneras...


...y llegamos a la altura de la plaza de toros, que bordeamos por su derecha, en cuyo lado hay una estupidísima pasarela (como no, con impresionante coste de más de 400.000 euros) desde donde podremos disfrutar de una preciosa vista de la desembocadura del Asón, y de los macizos tributarios a éste, y al Miera.


En cuanto giramos la plaza de toros, aparece frente a nosotros un cañón (emplazado originalmente en la Batería del Águila) y La Machina, con su monumento al sulero...


...y sólo nos queda disfrutar de nuevo del Pasaje (paseo marítimo), para cerrar el circuito y terminar nuestra ruta.


Adjunto un archivo kmz, editado a partir del original, grabado con un Garmin Oregon 550. Un saludo!

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1687
Re:PR-S.51 Tradición Pesquera y Fuertes Napoleónicos
« Respuesta #3 en: 29 de Enero de 2019, 12:17:40 pm »
La FCDME ha hecho pública una deshomologación de senderos PR, SL y GR, entre los que se incluye éste, debido a faltas de mantenimiento que han ocasionado graves deficiencias en la señalización del sendero.

Puede encontrarse información sobre los senderos homologados de Cantabria en https://www.fcdme.es/senderos y en http://misendafedme.es/buscador-de-senderos-homologados

El documento de deshomologación puede consultarse en https://www.fcdme.es/noticia/fcdme-informa-vocalia-senderos

La FCDME agradece a los senderistas la notificación de deficiencias en los senderos homologados. Toda información, es una valiosa ayuda en la planificación de la seguridad en nuestras montañas. Se puede remitir a senderos@fcdme.es

Un saludo!