Autor Tema: SL-S1 Ecosistemas del bosque (Cantabria)  (Leído 1418 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado ergusin

  • Usuario Senior
  • ****
  • Mensajes: 686
SL-S1 Ecosistemas del bosque (Cantabria)
« en: 02 de Enero de 2012, 10:47:21 am »


"Sendero deshomologado por la FCDME"


Itinerario de poco más de 2 kilómetros que une el Fuerte del Mazo con Cuatro Caminos y el Faro del Caballo atravesando de oeste a este.

Bajo las cimas del Buciero, el frondoso corazón del Monte y su   valioso   encinar   relicto  de carácter   mediterráneo.

La senda parte del Fuerte del  Mazo, fuerte napoleónico cuya estructura se adapta al promontorio sobre el que se asienta. El único acceso salvaba un pequeño foso seco mediante un puente levadizo. En 1886 se construyó el edificio mayor de dos alturas, con el fin de que sirviera de pabellón de arrestados. Del Fuerte del Mazo se desciende por un estrecho vial asfaltado en dirección al barrio del Dueso. A la derecha del camino se haya el Polvorín del Helechal, edificio flanqueado por dos torres (cuya finalidad originaria era la de pararrayos), y que actualmente sirve de improvisada estabulación ganadera. Este edificio daba servicio al Fuerte del Mazo.

Al poco de empezar a caminar, a unos 100 metros, se debe tomar un sendero de tierra que comienza a la derecha junto al lindero de la parcela ganadera del Polvorín. Se trata del origen de uno de los caminos históricos de mayor importancia del Monte, utilizado con asiduidad cuando el Buciero se constituía en una plaza militar de gran importancia. Los árboles de escaso porte junto a la maleza envuelven al sendero dando al caminante la impresión de transitar por un verdadero "túnel" de vegetación.

Continuando por el camino se pueden observar diferentes elementos geomorfológicos de origen kárstico, como es el caso de una cavidad subterránea que aparece a la derecha del sendero. Progresivamente el ascendente sendero se estrecha, para, después de un par de revueltas, alcanzar una cabaña en el paraje conocido como El Portillo. Al final de esta zona de prados, ya completamente rodeada por el cada vez más presente encinar, se alcanza una valla de madera que deberá fran­quearse para poder continuar el recorrido.
Después de un leve ascenso se accede a una pequeña campa (Collado de Las Cuestas) desde la que se divisa una bella panorámica del Monte. Aquí se puede admirar el extenso bosque que se va a atravesar, así como las cumbres que lo rodean: a la derecha las peñas de Buciero y Peña Ganzo y a la izquierda La Rabona y la Atalaya, coronada por su singular estructura circular de vigilancia. Éste es un buen sitio para descansar y tomar aliento antes de adentrarse en el encinar.

A continuación se toma el camino de frente que atraviesa el bosque de oeste a este obviando otras alternativas. El sendero desciende a una gran hondonada de origen kárstico (dolina o chorco), aunque dada su extensión y densa vegetación, el senderista no perciba este hecho con nitidez. Se continúa por el interior del frondoso bosque por un camino perfectamente visible salpicado de pequeñas dolinas a ambos lados.

Una vez internado en el bosque, se transita por un camino bien conservado y de buena anchura entre el intrincado bosque, dominado por la encina (Quercus ilex ilex). Se está atravesando el más valioso encinar costero, relicto o basal del norte peninsular, verdadera reliquia del pasado, que ha pervivido sobre suelos calizos. Durante el Terciario, dominaban prácticamente toda la región; posteriormente con los cambios climáticos del Cuaternario, su distribución se vio reducida a los peñascos calizos más cálidos.

Así, en el sendero se podrá observar el dominio de la encina y su cortejo acompañante (laurel, madroño, labiérnago, aladierno). Esto no es óbice para que se puedan encontrar especies de carácter atlántico aprovechando preferentemente depresiones con un mayor espesor de suelo y concentración de humedad (avellano, roble, acebo), apareciendo, a su vez, algunas especies de alta adaptabilidad (endrino, espino albar, mostajo). Lo cerrado y enmarañado del bosque, donde proliferan las especies trepadoras, hace que se asemeje a una verdadera "selva". Ésto protege a los vertebrados, lo que unido al carácter esquivo de la mayoría de especies, hace muy difícil su observación. Los grandes mamíferos como el corzo, el jabalí o el gato montés eran antaño abundantes, pero la caza continuada ha provocado que sobrevivan solo mamíferos de menor tamaño (ginetas, tejones, comadrejas, zorros o garduñas). Si se presta atención, se podrán observar pequeñas aves como el jilguero, la tarabilla, el mosquitero, el cuco, el herrerillo, o sus potenciales depredadores como el cárabo, la lechuza, el milano negro, el gavilán o el cernícalo.

El camino, de trazado casi rectilíneo, no tiene pérdida en el interior del bosque. Al cabo de casi un kilómetro se llega a un cruce de caminos. De este punto parten dos desvíos a derecha e izquierda, encaminándose este último hacia el cerro de la Atalaya. Sin embargo se debe continuar de frente, ascendiendo levemente para a continuación descender hasta alcanzar Cuatro Caminos, donde finaliza la ruta.

Desde este emplazamiento se plantean diferentes alternativas:
- Continuar de frente durante unos 200 metros para descender al Faro del Caballo y visitar la batería de San Felipe y sus espectaculares panorámicas.
- Regresar al punto de partida por el mismo camino o enlazar con cualquiera de las otras sendas ("Faros y Acantilados" y "Culminaciones del Buciero") que confluyen en Cuatro Caminos.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1670
Re:SL-S1 Ecosistemas del bosque (Cantabria)
« Respuesta #1 en: 13 de Enero de 2016, 14:07:17 pm »
Este sendero local cruza el Monte Buciero de este a oeste, y sirve como ruta de acceso rápido al centro del bosque, a la zona de 4 Caminos y el Faro del Caballo, o estando en dichas zonas, de acceso a la zona del Helechal y Fuerte del Mazo, adonde llegan pistas cementadas y una carreteruca, si tenemos necesidad de abandonar el bosque rápidamente. Si bien no es el único camino que cruza la zona, ni el más bonito, ni el que menos altura pierde y gana, sí es el más ancho y en mejor estado (debido a su origen militar), y la señalización, aunque ha sido en parte destruida, es bastante buena y apenas hay lugar en el que perderse, ya que se mantiene la dirección en casi todo momento.

Si nos encontramos en la zona de 4 caminos, tenemos que tomar en dirección oeste, a la contra de la bajada al Faro del Caballo. En la imagen, tomada como si viniéramos desde la Casa de la Leña, tenemos que tomar a mano izquierda.


El camino se constituye en amplia cambera, donde encontraremos tímidas señales de SL (blanco y verde) acompañados de un círculo rojo, en los árboles.


A medida que avanzamos, encontraremos alguna que otra cata minera en el borde del camino. Ello se debe a que existen numerosas hoyadas donde se practicó actividad extractiva, similar a la de la zona del Valle de los Avellanos, pero quedan ocultas en la zona derecha, ocupadas por el bosque.


El camino da algún mínimo zigzag, apareciendo a mano derecha algún claro en el bosque, que indican la presencia de antiguos cierros (si estamos atentos, veremos incluso una pequeña estructura circular de piedras), cercados dedicados a la ganadería, que forman una caótica red de claros casi ocupados por los árboles.


Ignoramos los claros, y poco después un tímido sendero a mano izquierda que está adecuadamente marcado como desvío erróneo (y que conectaría entre el bosque con el conocido camino blanco)...


...y continuamos con otro pequeño zigzag donde se intuyen claritos a mano derecha, que volvemos a ignorar, hasta llegar al cruce llamado de 5 Picos. Aunque la señalización ha sido destrozada, el camino a seguir es claro: de frente. A mano derecha tendríamos una variante del PR-S.50 que nos subiría a la Atalaya, y a la izquierda los dos ramales del camino blanco (el que lleva a la Poza del Agracio, y el que se juntará en las trincheras con nuestro SL, tras pasar la subida a la Torca).


Comienza ahora una poco pronunciada pero continuada bajada por el medio del denso bosque...


...donde encontraremos un par de pequeños paneles explicativos.


Al rato llegamos a una hoyada donde vemos una zona de claro a mano derecha (donde había más cierres en el pasado, e incluso se proyectó el albergar un polvorín)...


...y nos enfrentamos a una pequeña cuesta para salir de la misma.


La cuesta pronto nos saca del bosque...


...y nos deja en un colladete, conocido popularmente como las trincheras (había estructuras de control de paso en época napoleónica), donde continuamos de frente, ignorando los tímidos caminos blanco, de Monmejano y de los Gandules, que pasan casi desapercibidos a ambos lados, para comenzar a descender.


Tras perder un poco de altura, llegamos a la zona de El Portillo, donde vemos el antiguo camino francés a La Cabaña a mano derecha, cegado y cerrándose de maleza tras el infructuoso intento de recuperarlo, y continuamos adelante...


...para rebasar la Casa de Lipe, donde nos encontraremos una curiosa instalación de sonido en el tronco de un árbol.


Una vez pasada la casa, perdemos altura por un zigzagueante camino, donde ignoramos los senderillos laterales a mano izquierda (que llevan, algo sucios, a la zona del Caracol)


...y tras rebasar los muros de unas antiguas construcciones, giramos a la derecha para estabilizar la pendiente.


El sendero ahora corre en paralelo a las fincas del Helechal, donde vemos el antiguo polvorín homónimo (declarado como BIC pero usado de establo donde las vacas pisan el entarimado original)...


...y en pocos minutos enlazamos la pista cementada que baja por la derecha hacia el Dueso y Berria, y por la izquierda nos dejaría en el Fuerte del Mazo, y la carreteruca que baja por la falda del monte hasta San Martín.


Un saludo!

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1670
Re:SL-S1 Ecosistemas del bosque (Cantabria)
« Respuesta #2 en: 29 de Enero de 2019, 12:06:20 pm »
La FCDME ha hecho pública una deshomologación de senderos PR, SL y GR, entre los que se incluye éste, debido a faltas de mantenimiento que han ocasionado graves deficiencias en la señalización del sendero.

Puede encontrarse información sobre los senderos homologados de Cantabria en https://www.fcdme.es/senderos y en http://misendafedme.es/buscador-de-senderos-homologados

El documento de deshomologación puede consultarse en https://www.fcdme.es/noticia/fcdme-informa-vocalia-senderos

La FCDME agradece a los senderistas la notificación de deficiencias en los senderos homologados. Toda información, es una valiosa ayuda en la planificación de la seguridad en nuestras montañas. Se puede remitir a senderos@fcdme.es

Un saludo!