Autor Tema: San Martín de Ondes-Dolia-Belmonte  (Leído 2018 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Adri

  • Usuario Completo
  • ***
  • Mensajes: 105
San Martín de Ondes-Dolia-Belmonte
« en: 07 de Octubre de 2012, 10:17:10 am »


El concejo de Belmonte de Miranda constituye uno de los escenarios paisajísticos más prestigiosos de la región asturiana. Todo en él es naturaleza viva, así como su historia, la cultura popular, el paisaje y paisanaje y todo un conjunto de valores que se integran en su propio espacio geográfico.

El municipio está rasgado a lo largo del mismo por el paso de caminos tradicionales por los que los antiguos habitantes se comunicaban con el exterior. El camino de La Serrantina, procedente de La Laciana leonesa, fue en tiempos inmemorables una importante vía de comunicación, así como también el prestigioso Camín Real de La Mesa. Éste es un camino indígena, y vía lógica que desde la meseta castellana penetra en Asturias a caballo de los diferentes cordales montañosos. Los romanos la utilizaron para la explotación de la minería del oro y para la conquista de la Asturias trasmontana. Posteriormente fueron los árabes los que vinieron a la región como usurarios del mismo camino, como también en su huída y en tiempos más cercanos fue vía de paso de peregrinos, paso de culturas, de herrería y trashumancia entre los diferentes núcleos habitados que jalonan la ruta. A mediados del siglo XIX dicho camino constituía la única vía por el que podían llegar coches a nuestra región. Actualmente lleva la denominación moderna G. R.101, como sendero de gran recorrido.

Elegimos como punto de partida al pueblo de San Martín de Ondes (650 m.), antiguo poblamiento de Cenales, ubicado en la vertiente septentrional del cordal de Peña Negra. Accedemos a este núcleo rural por medio de la carretera local BE-1 que arranca del punto kilométrico 14 de la comarcal AS- 227. San Martín de Ondes está recostado en la ladera norteña del Porcabeza y su núcleo se distribuye por los barrios de La Quintanona y El Sillón. Recorriendo su trama urbana admiramos los valores arquitectónicos y etnográficos que guarda este rincón del solar astur. Más de dos docenas de hórreos bien conservados lucen por el entorno, así como la casona, con su esbelta torre que data del siglo XVI, según una grabación fechada en una de sus paredes. San Martín de Ondes es parroquia que engloba a Ondes yen el reborde sur se localiza otra casona que tiene a su vera una capilla bajo la advocación de San Ramón y Santa Ana. La iglesia parroquial está dedicada a San Martín y a su lado se levanta un hermoso tejo.

La marcha arranca desde el crucero en el límite meridional del asentamiento abordando el camino real de La Bovia que asciende a La Corredoria, en sustitución de la moderna carretera que sube en esa misma dirección. El camino, de amplia traza, progresa hacia el oriente por los Bravos de manera sesgada y con firme empedrado. Presenta en cada lazada, hermosas vistas sobre el pueblo de San Martín y los paisajes de la cuenca del Pigüeña, coronados por la sierra de Peña Manteca, Begega, Couriu y los pueblos colgados en sus laderas. Al final del mismo y tras superar una zona herbosa, conectamos con la carretera de acceso. A partir de aquí seguiremos la huella del asfalto hasta alcanzar el Llano de La Corredoria y seguidamente su venta (860 m.) 2 Km. en 1 h. de marcha.

Estamos situados en uno de los hitos históricos que jalonan el Camín Real que aquí deja su huella impresa en la limpia corteza vegetal. La venta está formada por un edificio de piedra de una sola planta y es de grandes dimensiones. Se mantiene en estado aceptable con la casa del ventero adosada a la cuadra. Contaba con capilla dedicada a Santa Ana, que aún conserva su edificación un poco apartada de la venta y la cocina para uso de los arrieros. Los terrenos que rodean el entorno de La Corredoria son propiedad de vecinos de San Martín de Ondes. También es el escenario de una fiesta popular que antiguamente tenía lugar el 6 de septiembre, ahora se hace un día después de la de La Campa Cueiro. Desde estas latitudes, el viajero puede admirar nuevos horizontes que se hacen extensibles hacia el pico Porcabeza y su venta e incluso el macizo de Ubiña.

En La Corredoria, donde también confluyen dos carreteras procedentes ambas de Tolinas de Grao y de Dolia respectivamente, nos apoderamos del Camín Real que desde aquí toma rumbo al este. Seguimos su amplia traza, balizada con las señales de dos senderos de gran recorrido G. R. 101 "Camín de La Mesa" y el G. R. 109 "Asturias Interior", Ilaneando ligeramente y custodiados por las lomas de Espinapata por un lado y Grandizo por el otro. Por ahí alcanzamos la aldea de Dolia (840 m.) 3,6 Km. en 1 h. y 40 min. de marcha.
Dolia es una aldea restaurada con varias edificaciones de estilo rural dedicadas al turismo. Sus viviendas se agrupan en torno a su plaza y a su capilla que está dedicada a San Benito. Aquí soslayamos la carretera que se dirige a Las Cruces y variamos el rumbo a la izquierda yendo directamente al barrio de La Calea para tomar el tradicional camino de Belmonte, que está señalizado como sendero PR-AS.144 "Ruta de la Castaña!" Comienza aquí el largo descenso por el estrecho barranco que riega el arroyo de Covasil. Pronto alcanzamos un crucero señalizado (800 m.) 3,8 Km. que nos muestra la dirección a los picos Castiellu y Cervera que asoman en el horizonte próximo. En ellos está representada una parte de la historia de Belmonte por sus yacimientos de origen prehistórico, así como los horizontes geográficos que desde allí se dominan. Acceder de manera optativa a sus cimas representa una hora más de marcha.

Desde el crucero giramos a la izquierda siguiendo la huella de este viejo camino, de amplia traza y empedrado en su superficie que desciende precipitadamente bajo una maraña vegetal. Pronto nos hallaremos en el final de una pista que procede del Chano del Cuervu en su confluencia con la braña Covasil. Este, es un viejo asentamiento vaqueiro que fue habitado en su tiempo y que ya se menciona entre las brañas pertenecientes al monasterio de Belmonte en el siglo XVI. El camino continúa por la margen derecha del arroyo y siguiendo su curso, cruzaremos al lado de una bonita cueva llamada "El Torno" donde surge un manantial de aguas. Con la aldea de Tablao a la vista (300 m.) 7,2 Km. en 2 h. y 45 min. de marcha, el camino amplia su porte a su paso bajo la vertical del pico Cervera, pasando a la vera de una buena fuente. En Tablao nos encontramos con el asfalto de la carretera la cual nos traslada en rápido descenso hasta la villa de Belmonte donde nos internamos por el barrio de Los Caleyos. Después, atravesamos su trama urbana, hasta llegar al Ayuntamiento donde damos por finalizada esta marcha. (199 m.) 8,4 Km. en 3 horas.
 
 
 
FUENTE: ÁNGEL FERNÁNDEZ ORTEGA