Autor Tema: GRL Cantabria - Etapa 2B: Santoña-Puente de La Venera  (Leído 2127 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1672
GRL Cantabria - Etapa 2B: Santoña-Puente de La Venera
« en: 31 de Marzo de 2014, 15:27:10 pm »
Se pretendía superar el tramo entre Santoña y Ajo, pero problemas en la rodilla retrasaron la marcha (y complicaron la posible vuelta en bus desde Ajo) obligaron a acabar en el Puente de La Venera. La ruta, sin desviarnos o equivocarnos, se queda en 35km, unos 1000 metros (que parecen excesivos con respecto al esfuerzo hecho) y que pueden resolverse perfectamente en 8 horas o menos. Con equivocaciones, paradas y demás problemas se tardaron 9 horas.


En cuanto a diferencias con el itinerario propuesto por el trazado original, en la zona de Berria se optó por seguir los senderos delimitados entre las dunas, mucho más agradables que la aburrida carretera.


De igual manera se hizo en Helgueras, evitando la carretera de San Nicolas y en vez de ello tomando por la playa, despues por senderos de duna, y finalmente por la pista de grava de acceso a las dunas.


En Noja se usó la carretera a Soano a través del Camping Los Molinos, en vez de entrar al sindios del centro de Noja. En vez de usar carretera de más también se acortó por el Molino de Santa Olaja. Posteriormente no quedó más remedio que usar la carretera general hasta Quejo, porque el trazado original atravesaba prados privados, o directamente mandaba ir por la ría de Quejo.


En los acantilados de Isla se tomó un mínimo desvío al Alto de Corporales, y posteriomente se siguió el encinar cercano al camping de la Arena.


Por ultimo, se siguió la ría de Ajo en lo posible, en vez de usar la carretera que parte de la urbanización de "Los Ahorcados", hasta que se volvió a dicha carretera. Como ultima diferencia, el trazado original se desvía ilógicamente en  la zona del Molino de Castellano.


Comenzamos la ruta al lado del embarcadero donde nos dejaría la barca del Puntal de Laredo a Santoña (o terminaríamos de andar desde la carretera de los puentes).


Nos dirigimos hacia el Fuerte de San Martin, bien por la orilla del Pasaje, bien por el ahora deshojado Paseo de Pereda.


Subimos por las escaleras del fuerte y nos dirigimos hacia el este, siguiendo las marcas y postes señalizadores del PR que da la vuelta al monte.




Tomamos hacia la izquierda para subir en dirección a La Casa de La Leña.


Un poco antes de la misma tenemos el espectacular mirador de la Peña del Fraile.


Pasamos la Casa de La Leña y evitamos el desvio a las minas a la izquierda.




Llegamos al cruce de 4 caminos. La ruta sigue de frente pero merece la pena hacer un pequeño desvío a la derecha para ver el Faro del Caballo.


La bajada hasta el faro y el acceso al agua supone una rutilla en sí misma, que vale el esfuerzo pero que puede sumar mucho cansancio a la ruta.


Como sustituto tenemos, a la derecha de las escaleras, el estupendo mirador que supone la antigua Batería de San Felipe, desde donde podemos ver el faro y las escaleras.




Volvemos a 4 caminos y tomamos hacia el Faro del Pescador. Al cabo de un rato tenemos una pequeña subida y bajada, con cuerdas para mayor comodidad.


Más adelante aparece el faro a nuestra derecha, mientras al fondo aparecen los acantilados de Noja e Isla.


Toca un rato de carretera, tranquila y cerrada al tráfico, hasta la zona del penal.




A nuestra espalda queda el Faro del Pescador.


Al otro lado comenzamos a ver la playa de Berria y el monte del Brusco, que será nuestro siguiente objetivo.


Llegamos al cruce con la carretera del Dueso, en los bordes del penal, donde tomamos a la derecha.




En una curva nos encontramos con la abandonadísima Batería de La Cueva.


Desde aquí vemos la campa de barbacoas del cementerio, por donde bajaremos para bordear, salvo que queramos bajar a la playa directamente.




Bordeando cómodamente la pared del cementerio llegamos al aparcamiento del mismo y expezamos a bordear el camping.




Ahora nos encontramos en otra de las esquinas del penal, y nos tocará seguir por las dunas, por un sendero bien marcado.




Nos encontraremos con una urbanización privada que bordearemos por evitar problemas.


Un poco más adelante volvemos a subir a la duna, en la zona conocida como El Barco.




Tras esta zona comienza un sendero que cruza todas las dunas, hasta el final de la playa, delimitado por estacas hundidas.


De vez en cuando nos cruzamos cómodamente con pasarelas de acceso a la playa.




Finalmente llegamos al final de la playa y vemos el sendero de arena que nos sube por las faldas del Brusco.


A los pocos metros el sendero se vuelve de tierra y roca, más cómodos de andar.


La vista de Berria impresiona.


Llegamos al otro lado y aparece la playa de Helgueras.


Vamos descendiendo el sendero hacia la misma, con un ojo puesto en las pequeñas pozas a la derecha, y los restos de la antigua Batería de San Nicolas.


Seguimos descendiendo y llegamos a la arena.




Aquí los últimos temporales también han hecho mucho daño.




Caminamos por el borde de la playa hasta encontrar acceso cómodo a la duna.




Al poco surge un senderillo que nos dejará sin problemas en una pista de piedrilla.




Ahora nos toca un rato de aburrida pista, aunque las vistas a la playa mitigan el aburrimiento.


Entramos en el "centro" de Helgueras.


Ahora podemos optar entre atajar a derecho por la playa, salvando un pequeño riachuelo de desagüe de la marisma...


...o seguir adelante por la carretera y ver un poco de la Marisma Victoria y el antiguo puente.






Ahora podemos bordear el campo de futbol y volver a la playa, o tirar por el parque hasta la zona de la discoteca El Barco.




Nada más entrar en la zona urbana giramos a la derecha para enlazar con el sendero costero de Noja.






Volvemos la vista atrás para ver la playa de Helgueras y el Buciero al fondo.


Seguimos un rato entre los edificios y la playa.




Nos alejamos de los edificios y seguimos la costa para pasar ante los restos de una antigua casa de baños y un vivero de marisco.




Hay una pequeña mancha de coníferas y arbustos costeros...








...tras la que aparecen enfrente nuestro más urbanizaciones, pero también un bunker.




Al seguir adelante giramos por la costa para ver ya la playa de Ris.




Llegamos a la zona de carretera y bordeamos sin bajar a la playa por restaurantes y chiringuitos.








Enlazamos con la carretera de la playa, que reclama lo suyo.


Mantenemos la direccion hacia el camping de Joyel.


Por toda la duna hay Uña de Gato a mansalva, especie invasora, aunque parece que ni al Ayuntamiento ni al Parque les importa lo más mínimo.


Tomamos hacia el camping y giramos a la izquierda en direccion a Soano.




Pasamos por mitad de la marisma y el camping Los Molinos.


Llegamos a Soano, y en cuanto nos lo indica un pequeño poste señalizador, giramos a la derecha (antes de llegar a la carretera general de Castillo a Isla).






De esta manera enlazamos a un sencillo sendero ribereño que nos lleva a otro de tablones sobre la marisma.




Gracias al mismo podemos llegar al Molino de Santa Olaja.


Cruzando por su muro enlazamos a una carretera que nos dejará en la general.


Por mucho que lo sintamos, y aunque se intentan buscar opciones ribereñas, no hay manera de evitar la ría, prados privados o complejos hoteleros, así que no queda otra que usar la carretera hasta el centro urbano de Quejo.






Aquí vemos la pequeña playa de Los Barcos, con el camping de Joyel a la vista. Si no nos importa prescindir de la visita al Molino de Santa Olaja, y la marea está baja, una buenísima opción es descalzarse y cruzar la ría en este punto.


Seguimos la costa mientras vemos los islotes de Ris y los restos de viveros.


Bordeamos los hoteles y bajamos a la playa de El Sable en cuanto nos sea posible, para atajar de camino a la siguiente.




En la pequeña punt que cierra la playa podemos visitar una cetárea.


Si seguimos adelante, bordeamos un urbanización circular y vemos el camino para seguir a la siguiente playa, la de Arnadal, o Los Franceses.




Bordeamos la misma por el exterior del camping y llegamos a la bonita aunque traicionera Cala León.


Ahora nos toca seguir bordeando la verja del camping para llegar a una pista de cemento donde un cartel explicativo en mal estado nos deja claro que podemos seguir hacia la Playa de La Arena.




La pistilla acaba y continuamos por el prado, por una pisada clara.


A nuestra izquierda aparecen "las antenas", pero seguimos adelante.




Podemos tomar a la derecha para llegar al Cabo Quejo y su resto de Atalaya.




Desde aquí podemos volver al punto anterior y continuar la pistilla encontrada, o bajar directamente a una tosca cabaña.




La señalización nos indica el siguiente punto a alcanzar: el Alto de Corporales.


Enlazamos con una pista de grijo que da acceso a una casa y seguimos para hacer cima en el alto.


Desde aquí ya podemos ver toda la zona de Ajo y su faro.


A nustra izquierda aparece el centro histórico de Isla, con el Porrracolina al fondo.


Bajamos del alto y cruzamos un paso sobre el estacado. En caso de apuro o necesidad, alcanzaríamos Isla en un momento.


Pero nos dirigimos por un sendero hacia la ría y la playa de La Arena.


Atrás vemos una caseta que había debajo del alto, casi encima del acantilado.


Seguimos las huellas de sendero por los bordes del acantilado...








...hasta entrar en una zona de encinar de costa, donde se observan muchas pisadas de animales.


El sendero nos lleva hasta otro paso sobre el cercado.




A pocos metros adelante parece bifurcarse el camino. A la derecha salimos a un acantilado sencillo con una buena vista de la playa y de la ría.


Volvemos y cogemos el de la izquierda para otro rato de cómodo sendero entre el encinar.




Finalmente salimos por el borde del camping, y enlazamos con una pista de tierra (este prado tenía señal de privado, pero en el bar comentaron que no había problema; caso de querer evitarlo habría que evitar entrar en el encinar y bordear por la izquierda hasta la casa más cercana).




Enlazamos con la carretera de Isla a la playa y bajamos a la zona de restaurantes, que pasamos de largo.






La carretera y posterior pista remontan la ría por su borde.




Al llegar a la zona nudista comienza un cómodo sendero de ribera.






Hay multiples desvíos a la derecha, que nos llevarían a minicalas o rocas donde tomar el sol o darnos un chapuzon, que evitamos.


Las vistas de la ría con el Porracolina al fondo quitan el hipo.


Seguimos por el sendero, que aunque presenta alguna desviación, se sigue bien.




Si damos con una zona de paredilla rocosa, pelin resbaladiza, es que vamos en la direccion adecuada.


Hay una pequeña torca bien señalizada, y seguimos adelante para pasar de una zona rocosa a la siguiente.


En la ultima y más grande de estas zonas, encontraremos la salida de frente.




Al poco el sendero se amplia y enlazamos con una casi pista.


Más adelante vemos una casa, adonde en un principio parece ser fácil llegar pero la presencia de varios perro en la misma, y en la que hay al lado, particularmente un mastín gigantesco que nos hace correr medio prado, acaba con la ilusión de seguir la ribera, y tenemos que subir por la pista de servidumbre por la que veníamos hasta la carreteruca que viene de "los Ahorcados".


Al principio es camberil pero luego la pistilla es clara.






Finalmente salimos a la carreterucha y giramos a la derecha.


En el siguiente cruce, tras una casa, giramos de nuevo a la derecha.


Bajando por esta zona llegamos a un cruce que nos indica hacia la izquierda al Molino de Castellano, indicacion que seguimos (por la derecha se llega a la casa de los perros).


Bajamos por la pista bordeando fincas con alegres carteles avisando de respetar el vallado y no cortarlo, "no vaya a ser que os vea y os coja".


La pista nos baja hacia el recodo de la ría que aprovechaba el molino.




Ahora nos toca subir un poco y llegar a otra carreteruca, donde nos indica a la izquierda hacia La Venera, o bajar a la derecha al Molino.


No merece mucho la pena bajar ya que es una pista sin gracia y no se llega al propio molino sino al muro, que no podemos cruzar.


Tiramos pues hacia La venera, pasando al lado de un fuente con varios bancos donde descansar.


Evitamos un pista a la izquierda y seguimos por nuestra carretera.




Llegamos a un cruce y giramos a la derecha, como nos indica otro poste indicador.




Y sin más problemas llegamos a La Venera y su Ermita de Los Martires.






De aquí salimos a la carretera general, y bajamos hasta el puente.




En el puente damos por finalizada la etapa, que se podría estirar sin problema hasta Ajo, de manera que el total de kilómetros fuesen sobre 45, con un total de 10 horas largas. En vez de eso buscamos la parada de bus (al lado del puente hay una) de Arnuero, al lado de la que tomamos una caña esperando al autobus de Palomera, tomando una caña en la taberna al lado de la parada (cosa a evitar, salvo que se quieran pagar 2,6 euros por una insulsa caña), ya que el bar tienda tiene unos horarios curiosos. Para información sobre los buses:
http://www.autobusespalomera.com/2.htm
http://www.transportedecantabria.es/web/guest/home

Adjunto el track original en formato gpx grabado con un Garmin oregon 550, y el track editado sin desvíos ni pérdidas en formato Kmz. Un saludo!