Autor Tema: Valle-Trujales-Tejacava-pt.Hoyo-pñ. Gorda-pñ. Arada-pr.Cruz-Colestin-La Veguilla  (Leído 1352 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1785
Tras la primera (y enzarzada) experiencia por la zona, subiendo desde Valle a la zona del Alto de Ancillo y bajando a Lenguizo para bajar a Vegacorredor y volver a Valle,...el siguiente paso es investigar las rutas colgadas por Webmaster http://www.rutasytracks.com/foros/index.php?topic=4843.0 y http://www.rutasytracks.com/foros/index.php?topic=4839.0 por la zona de Peña Arada.

En la imagen vemos en rojo y naranja las dos rutas, y en amarillo la posibilidad de llegar a la finca con frutales de La Sierra desde las cabañas de Pandillo, que en la zona de Valle son conocidas como La Veguilla.


Finalmente la ruta realizada (visible en azul) queda como puede verseen la siguiente imagen.


Básicamente salimos de Valle para dirigirnos hacia Trujales, y nos dirigimos a Tejacava, echando un rato investigando cabañas y una cueva por el camino. Desde Tejacava pasamos al Hoyo Gavilan y ganamos el Portillo del Hoyo, para volver a Tejacava por Peña Gorda. Desde allí ganamos el sendero que lleva del Peronjo a Peña Arada, para tomar ya descenso al Alto de Ancillo y bajar a la ribera del Asón por El Callejo y posteriormente por las citadas cabañas de Pandillo. Finalmente sale una ruta de 12km y 1200 metros de desnivel acumulado, que se resuelve sin apenas paradas en unas 7 horas.


Salimos de Valle en dirección al macizo de Peñas Rocias.


Por el camino pasamos una imponente casa con blasón...


...y en una bifurcación tomamos a la izquierda.


Pronto la carretera va volviendose una pista por las fincas del pueblo...


...y pasamos una construcción agrícola.


Más adelante hay una bifurcación clara. Tomando a la izquierda la pista nos llevaría a los prados del Peronjo. En vez de eso trasponemos la tosca cancela a la derecha y nos dirigimos a Trujales.


Comenzamos un cómodo ascenso por una cambera, rebasando un todoterreno que ha conocido mejores días.


Pasamos un bebedero en curioso ángulo...


... y continuamos por la cambera, que se difumina algo en el prado, pero los postes de la luz nos indican el destino de la misma.


Encontramos un camión de Cristalerías del Cantábrico que también ha conocido mejores días...


...para a los pocos metros encontrar un conjunto de edificios de diverso tipo, en ruinas.


Continuamos adelante ignorando sedos, para seguir la pista...


..que comienza a ganar altura levemente.




Pronto alcanzamos una cabaña.


Enfrente parece bifurcarse el camino pero si tomamos a la derecha pronto nos veríamos rodeados de zarzas, argoma y maleza variada.


Tomamos pues por la izquierda y comenzamos a ascender por la boscosa ladera.


Traspasamos otra cancela similar a la anterior...


...y al poco vemos un sendero por el que se intuye una cabaña a mano derecha.


Visitamos la cabaña, de construcción simple y cuyo diseño veremos repetido a lo largo del día: cuadra y payo sencillos, con aljibe y bebedero bajo la entrada del payo gracias a canalización del agua del tejado.


Volvemos al camino y vemos que se abre un sendero en bajada a la otra mano, y decidimos investigarlo.


El camino es el típico de encinar, con alguna zarza o enredadera de más, pero transitable perfectamente.


A mitad de bajada encontramos un tosco cierre a la derecha...


...que da acceso a una finca con cabaña, casi idéntica a la anterior.


Siguiendo el camino de bajada rebasamos un imponente arbol...


...para encontrar por sorpresa una cavidad, cerrada con barrotes, conocida simplemente como "la cueva".


Continuando unosmetros enlazamos con el ramal de pista que venía de Valle hacia el Peronjo, y que habíamos evitado al comienzo de la ruta.


En esta imagen se ve a la derecha la pista que viene de Valle y a la izquierda por donde hemos bajado de la cueva.


Volvemos sobre nuestros pasos a la pista que abandonamos para investigar los senderillos.


Continuamos el interrumpido ascenso...


...y en una curva del camino vemos una pista a la derecha que parece más reciente.


Ya que estamos la investigamos, y llega a una nueva cabaña, que repite diseño.


Volvemos al camino (a la ziquierda se ve por donde subimos y a la derecha el punto donde nos alejamos para visitar la última cabaña) y ahora continuamos la pista.


Traspasamos una nueva cancela similar a las anteriores...


...y tras un pequeño tramo de subida...


...llegamos a la zona de Tejacava.


Aparte de una cabaña más grande, hay bebedero, silos y construcciones para explotación ganadera...


...bastante abandonadas.


Seguimos adelante con la vista del macizo de Peña Gorda enfrente, y parece haber un desvío a la izquierda que investigamos y no nos lleva a nada. Si al acceder al prado subiéramos a su punto más alto, enlazaríamos sin mucha historia con los prados de La Mayor, adonde subiríamos ascendiendo por los prados del Peronjo a la derecha, pero eso es otra historia.


Seguimos el camino principal, hacia Peña Gorda, y al llegar cerca de un murete el camino gira a la izquierda.


De esta manera llegamos a un pequeño abastecimiento de agua, donde el camino muere.


Subiendo por la loma rocosa serpentea una goma de agua...


...que seguimos hasta un peculiar bebedero.


No encontramos camino pero seguimos adelantepor entre la ladera, lo mejor que podemos.


A medida que subimos haciendonos a la derecha por entre el terreno vamos viendo Peña Arada a la izquierda.


Encontramos un posible hito, pero ni rastro de senderos o sedos que motiven a seguirse.


Así que seguimos subiendo y haciéndonos a la derecha, con la vista en la citada peña.


Tras evitar alguna que otra torca ocupadas por árboles...


...seguimos adelante para pasar a una vaguada a la derecha de Arada.


Pasamos de subir directamente a ella y al seguir a la derecha de la foto...


...salimos a un sedo que va a media altura por el hoyo al que accedemos, el Hoyo Gavilán.


Vamos subiendo, aprovechando sedos que aparecen y desaparecen, hacia la izquierda,...


... ganando altura en el hoyo.


Hasta salir a un colladito desde el que surge la zona de Ancillo y todo el macizo del San Vicente.


En vez de tirar a Peña Arada o Ancillo, seguimos la dirección que llevábamos,para seguir un prometedor sedo que sigue bordeando el hoyo, y que finalmente podemos dar la categoría de sendero, ya que aparecen pintadas flechas rojas. Éstas vienen desde Lenguizo, en Ancillo.


Continuamos el sendero, que durante un trecho pierde algo de altura, hasta pasar un grupo de árboles, desde donde comenzamos a ascender.


Así salimos a una amplia lengua herbosa, con el macizo de Mortipeña enfrente.


Hacia allí avanzamos...


... encontrando alguna flecha ya desvaída.


Y al salir a una zona algo más incómoda de andar nos hacemos a la izquierda para alcanzar el Portillo del Hoyo.


Desde el mismo disfrutamos del esplendor del Hoyo Masayo, al que podríamos bajar sin problema.


En vez de ello mantenemos la dirección original y comenzamos a andar por el algo incómodo terreno, con la vista en Peña Gorda (a la derecha), a ver cómo podemos llegar y descender otra vez al monte encima de Tejacava.


Tras un rato buscando donde apoyar elpie y no joderse un tobillo, mejora el terreno...


... y nos dirigimos a Peña Gorda con mayor comodidad.


Comenzamos a crestear el macizo...


...pero tras un rato siguiendo claros senderos de cabras, el terreno se vuelve caliza muy fragmentada y decidimos volver atrás.


En cierto punto habíamos visto una lengua herbosa que baja en diagonal y a ella volvemos para bajar tranquilamente.


Más abajo vemos que es momento de bajar a cañón para ganar el monte encima de Tejacava por donde nos movimos antes. Vemos al fondo los prados de La Mayor y cómo haber llegado desde Tejacava, así como lo que parece un sendero que va hacia el Porron de Fuentes y Peña Arada.


La bajada es abrupta y echamos mano de los guantes para proteger las manos y echar el culo o destrepar cómodamente si hace falta. Tras bajar, seguimos adelante con algún paso incómodo entre la caliza y echamosla vista atrás para ver la pequeña herida herbosa por donde hemos bajado.


Seguimos adelante para ganar el sendero que vimos al bajar...


...y llegamos a él sin problemas.


Vemos desde él Valle al fondo, y podemos ver una portilla de madera que da comienzo al sendero en el que estamos. Visto a toro pasado, la opcion más razonable de andar sería subir a la Mayor desde Tejacava, y ganar este sendero para llegar a Peña Arada.


Y eso es lo que hacemos, subiendo, con la vista puesta en el citado porracho.


Hay momentos en los que se ven sedos y posibilidades de ir hacia la izquierda al Porron de Fuentes, pero seguimos cen dirección a Peña Arada.


Subimos todo lo que podemos sin trepar...


...para dar la vuelta finalmente, cerca del collado al que salimos en el Hoyo Gavilán.


Desde aquí vemos que hay un sendero que va por la parte de abajo (el que viene de Lenguizo al collado de antes) pero nos vamos moviendo por esta cresta para dirigirnos al Porrón de Fuentes.


Tras un truculento paso directo al mismo, cuando lo más aconsejable es perder algo de altura y evitar la garmilla que hay...


...llegamos a la base del porrón.


Vemos debajo el sendero, sencillo, pero ahora no podemos acceder a él por un corte del terreno, así que iremos perdiendo altura bordeando el macizo del porrón, con el San Vicente enfrente a la derecha.


En cierto momento vemos debajo una entrada al bosque, y la bajada parece asequible, así que descendemos.


La entrada al bosque se agradece, para evitar el sol,...


...pero pronto se cierra y se complica, haciendose necesaria la chaqueta para no acabar desangrado.


Tras una zona como de pequeño hoyo que no anticipa nada bueno...


...salimos al trazado principal del sendero que conduce a Arada, a la altura de una valla de obra.


Quitamos la chaqueta, que nos hace sudar más que el sol, y comenzamos a seguir la crestería hacia el Alto de Ancillo.


Al principio vamos por el lado de Ancillo...


...pero despues pasamos al lado de Ruesga


Parece que perdemos el sendero cuando tenemos enfrente el Porrón de la Cruz, y a la izquierda al fondo el de Las Colinas, pero seguimos adelante y al pasar el de la Cruz...


...encontramos el sendero que nos bajaría a Lenguizo.


Decidimos hacerle de vuelta a la izquierda, a ver si ganamos Cubilestín (o Colestín), sin buscar el sucio paso al sendero de El Callejo.


Encontramos un sencillo bebedero...


...y el senderillo muere pero encontramos un paso a los prados de Cubilestín.


Una vez salidos a ellos son un poco el laberinto del chinotauro. Casi todos los senderos y prados de la zona han ido siendo abandonados, o menos cuidados, y se nota cuando acabas enzarzado pasando de una a otro sin tenerlo muy claro.


Vamos a lo fácil y bajamos el prado hacia la izquierda, buscando la conexión con el sendero de bajada.


Encontramos el mismo, y comenzamos ya un descenso conocido.


Pasamos el semicírculo de piedras y continuamos descenso,...


... incómodo de zarzas y escajos, aunque hoy hemos traído poláinas y se nota.


Pasamos un cierre,sin necesidad de abrirlo ya que hay paso entre las rocas de la derecha.


Continuamos el descenso, donde a los escajos y zarzas se le suman unos divertidos concurridos helechos.


Finalmente salimos al prado lleno de frutales que hay entre La Sierra y El Peronjo.


Volvemos al límite entre el prado y el sendero, ya que aunque no lo parezca, un poco más abajo...


...hay un sendero que nos debiera de bajar a La Veguilla (zona Pandillo del lado de Valle).


Aquí vuelven a hacer servicio las polainas, tenemos que ponernos la chaqueta, y hay momento en los que hace falta desbrozadora o directamente sable láser.


Evitamos un desvío a la derecha que lleva a dos charcucas embarradas...


...y continuamos descenso por un estrecho y enzarzado senderillo, evidente en el suelo, pero no por ello menos incómodo de avanzar, y más tapados hasta arriba y sudando como cerdos.


De repente el terreno cambia a bosque abierto, de cuento,...


...mientras seguimos el sutil sendero, casi perdonando la selva anterior.


Pero el descanso dura poco y volvemos a las asquerosas zarzas.


Finalmente conseguimos salir al prado de una cabaña...


...con el diseño habitual.


Salimos del prado cerca de un aljibe, para dar con una pista que lleva a ésta y otra cabaña.


Siguiendo la pista en descenso enlazamos con el Sendero Fluvial del Asón, y no tendremos pérdida posible para seguir adelante y en menos de media hora volver al punto de inicio en Valle y cerrar el circuito.


Adjunto un archivo gpx grabado con un Garmin Oregon 550. Un saludo!