Favoritos 1 Favoritos

Autor Tema: PRS-73 Macizo de las Enguinzas  (Leído 2114 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1785
PRS-73 Macizo de las Enguinzas
« en: 22 de Marzo de 2016, 08:45:12 am »
La ruta parte del barrio meracho de La Cantolla, para subir por la pista de Guspedroso y enganchar la Calzada de las Peñas, que nos deja avanzar por los cabañales de Llerao y los Hoyos, hasta dejarnos al borde del Hoyo Castrejón, adonde nos asomaremos, para después tomar el sendero que nos acerca al cabañal de Fiñumiga, con su pintoresca Fresquera. Desde este cabañal tomaremos el sendero que nos deja en el de Yago Ruyo (casi pasando por el de Motejón), y desde éste bordeamos el de El Herrero / Los Machurrones, que resulta puerta de acceso al gigantesco Hoyo Juntarnosa. Bordeado el hoyo por su parte oeste, comenzamos a perder altura por encima de las fincas de La Rotiza, y llegamos a otro barrio meracho, el de Irías. La vuelta a La Cantolla la hacemos por la sencilla aunque algo aburrida pista de Los Hondales (que a cambio, nos deja unas buenas vistas de los cabañales al este de Mirones, hacia la divisoria con Bustablado).


De esta manera sale una completísima (y bien marcada) ruta por la zona de Miera, avanzando por pistas, callejos y senderos, visitando hoyos kársticos y típicos cabañales pasiegos, recorriendo algo menos de 10 kilómetros, con unos 600 metros de desnivel acumulado, que pueden recorrerse en unas 3 horas.


Partimos desde la plaza del barrio de La Cantolla, donde encontramos el cartelón informativo de la ruta, y tenemos que volver a bajar un centenar de metros por la carretera que baja a Mirones, y enganchar una pista cementada a mano izquierda, según poste indicador, que nos va a subir por las cabañas de Guspedroso.


Otra opción sin perder nada de altura es tomar por la calle frente al cartelón, para donde acaba el cemento, hacerse a la izquierda y tomar un callejo a mano derecha a los pocos metros...


...que nos va a hacer ganar altura rápidamente, enganchando la pista cementada de Guspedroso un poco más arriba.


Por cualquiera de las opciones, nos encontramos en la pista, por la que ganamos altura con una pendiente brutal...


...que poco después se estabiliza y seguimos avanzando de manera más cómoda, sin abandonar la pista cementada, por ninguno de los accesos a fincas o callejos laterales.


Pasamos el sendero que viene de la Ballosera, que se une a la pista a la altura de una fuente y estructura de captación de aguas...


...y dejamos atrás Guspedroso para entrar en el cabañal de Llerao, donde la pista sigue por la izquierda, pero nuestro trazado se hace a la derecha.


Por esa mano va el Camino de Guspedroso o Calzada de las Peñas...


...a la que llega el final de la pista cementada, a la altura de una cabaña que tiene un canal de vaciado de la cuadra que pasa por encima de la calzada, por la que seguimos nuestro camino a la derecha.


La calzada continúa su camino aumentando de nuevo la pendiente...


...y poco después llegamos a una bifurcación, donde tomamos a la derecha, en ascenso.


Tras una fuerte subida, salimos a ver las cabañas de Los Hoyos, y pronto ignoramos un tramo de calzadilla que va a la izquierda hacia El Motejón...


...y continuamos por la derecha, sin ganar casi altura, disfrutando de las cabañas, fincas y fuentes del grupo.


Antes de subir a las cabañas más altas del grupo, ignoramos un sendero a mano izquierda que avanza hacia Fiñumiga directamente, para seguir por la derecha en ascenso...


...y disfrutar de más curiosidades de las cabañas.


Tras un breve quiebro a la derecha, la calzadilla se hace a la izquierda y gana altura...


...saliendo a un tramo más liviano, con los picos de Las Enguinzas ya visibles a nuestra izquierda.


Tras rebasar un cierre, accedemos a otro tramo de cómodo ascenso...


...que pronto se allana aún más...


...y antes de llegar a la vista del Hoyo Castrejón, vemos un poste señalizador, que nos indica que si queremos ir hacia Fiñumiga, debemos abandonar la calzada y hacernos a la izquierda.


Resulta bastante agradecido perder unos minutos y continuar unos metros adelante, para salir al collado que da acceso a la bajada al Hoyo Castrejón, y disfrutar de la vista parcial del mismo...


...o mejor aún, hacernos por un sendero antes del collado a la derecha, que en un par de minutos nos deja en un impresionante balcón sobre el hoyo.


Aprovechada la vista o no, volvemos al cruce, y tomamos hacia Fiñumiga...


...que osbervamos a nuestra izquierda, vigilados por las peñas de Las Enguinzas y Los Lobos.


A unos metros tras rebasar una cabaña medio arruinada, parece que el sendero se bifurca, e ignorando el ramal derecho hacia un bebedero, tomamos a la izquierda...


...por donde avanzamos en leve descenso, rebasando una pintoresca fuentecilla-abrevadero.


Al poco el camino se introduce en el bosque y se convierte casi en una nueva calzadilla, que se bifurca, y aunque el camino continúa hacia la derecha, en ascenso, es el momento de mirar a la otra mano, y ver la Fresquera de Fiñumiga unos metros más abajo.


Solo tendremos que rebasar un cierre y bajar unos metros por la ladera...


...y podremos disfrutar de esta construcción que servía para almacenar hielo que se usaba para tratar a los quemados en la fábrica de cañones de La Cavada.


Volviendo al camino y tomando en ascenso por la derecha, continuamos por el amplio sendero, que nos lleva a rebasar una de las últimas cabañas del grupo...


...tras la cual el camino bordea por la izquierda un hoyo.


Tras un poco de subida, saldremos a una horcadura, rebasada una fuente ya seca, y dejando una cabaña a mano derecha, para encontrarnos con un poste señalizador que nos pide hacernos a la izquierda...


...encontrándonos con una cabaña justo entre los cabañales de Fiñumiga y El Motejón.


El sendero sigue claro, aunque con algún obstáculo, bordeando la primera finca del Motejón...


..para dejarla a mano izquierda y encontrar una estaca señalizadora que nos pide tomar a la derecha.


El camino es ahora un sendero que pierde altura hacia el cabañal de Yago Ruyo, que queda abajo nuestro...


...y que tras dar el recodo, vuelve a ganar altura por entre una mata de bosque.


Tras llegar a una cabaña que domina en altura el cabañal, con una bonita fuente y bebedero tallado...


...se nos presentan debajo a nuestra izquierda las cabañas de El Herrero y las fincas de los Machurrones, a las que no bajamos, sino que avisados por una estaca señalizadora, seguimos por un ramal de sendero a nuestra derecha que no pierde altura.


A los pocos metros se presenta frente a nosotros el gigantesco Hoyo Juntarnosa (y al fondo el espectáculo del Porracolina nevado), que vamos a bordear por la derecha...


...así que vamos siguiendo el tímido pero bien seguible sendero por esa mano, perdiendo altura hacia una vaguada.


Pasada la misma, el sendero recupera algo de altura...


...y al poco nos saca hacia un colladete al lado de un pequeño cuerno calizo, antes de llegar al cual hay que andar con algo de cuidado para no meter el pie entre las piedras.


Al dar al otro lado, el camino se vuelve casi cambera, y vamos perdiendo altura ya con todos los cabañales de Linto y Ajanedo frente a nosotros, al otro lado del Miera.


El camino vuelve a ser simple pero clarísimo sendero, que tras dar un par de curvas...


...recupera la dirección y nos dirige sobre unos prados con media docena de hormazas, hacia las fincas de Las Rotizas.


Nos movemos cómodamente por encima de las citadas fincas...


...e ignorando algún senderillo a mano izquierda, seguimos perdiendo altura, y salimos de Las Rotizas, para un corto tramo de sendero que nos baja ya al barrio meracho de Irías.


En cuanto ponemos un pie en el mismo, giramos a la izquierda para coger la clara pista que sale a esa mano...


...y que tras superar una mata de eucalipto, discurre por ladera pelada, dejándonos ver los cabañales entre Mirones y Linto, bajo la divisoria con Bustablado.


Tras una pequeña subida, pasaremos al lado de las cabañas de Los Hondales...


...y comienza el continuado descenso hacia La Cantolla, ignorando algunas pistillas forestales recientes a mano izquierda.


La pista continua perdiendo lentamente altura, pasando al lado de las cabañas de Sulmacio...


...y nos acercamos a La Cantolla, pasando por el "Hotel París", conocido popularmente como La Torre.


Ya solo nos queda un corto y empinado tramo de descenso, ya por carreteruca, que nos deja entrar en el barrio de La Cantolla de nuevo, para desembocar en la plaza donde comenzamos, y ahora cerramos el circuito.


Adjunto un archivo kmz, editado a partir del gpx grabado con un Garmin Oregon 550. Un saludo!