Autor Tema: Calera Prado-Prado-Cuchillo-Gumadernia-Rebedules-Pozo Negro-La Espina-Mesada  (Leído 1106 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1787
La ruta parte del pueblo carranzano de La Calera del Prado, para pasar al sobano de El Prado, y desde allí ganar el cauce del Arroyo Zalama, y siguiendo la pista que remonta su curso con fallido resultado, buscar la manera de encontrar el inicio del camino por la Canal del Cuchillo desde casi su confluencia con el cauce del Arroyo Pozo Negro. Remontada la canal, llegamos a Gumadernia, y bajaremos por Rebedules a la pista que lleva al Arroyo Pozo Negro, que seguiremos de vuelta hasta Fuente La Espina, donde la abandonamos para bajar a La Mesada, y luego buscarse la vida por la ladera de cara a La Calera del Prado, por cuyas estabulaciones más al sur volvemos.


En total se recorren 15'17 kilómetros, con un desnivel acumulado de 912 metros, que se salvan en algo más de 5 horas.


Caso de repetir la ruta, en vez de volver hacia las estabulaciones de Calera del Prado, resultaría menos problemático bordear hacia El Sedo, y enganchar el tramo final de la carreteruca que viene de Las Arreturas. Asimismo, vistos los problemas pasando del Arroyo Zalama al Cuchillo, sería mejor buscar el paso directo hacia la base de El Cuchillo.



Partimos desde el núcleo central de La Calera del Prado, y tomamos por la carreteruca que lleva hacia El Prado, cruzando el puente romano...


...y comenzando a ganar altura hacia el enclave sobano en el valle.


Una vez cruzado el pueblo, veremos la iglesia a mano izquierda y es el momento de abandonar la carretera a esa mano...


...pasamos por la izquierda del cementerio, y en vez de tomar de frente a buscar la clásica subida hacia Los Tornos, nos hacemos a la izquierda por una evidente pistilla en la ladera.


Por esta vamos avanzando, perdiendo algo de altura...


...cruzando cómodamente un par de pequeñas cuencas de arroyos.


La pistilla sigue perdiendo altura y vemos como se va a bifurcar en la siguiente loma, así que cruzamos la vaguada, y tomaremos a la derecha, por el ramal que gana altura...


...que pronto gira y sigue ganando altura por la loma, ahora con vistas al macizo de Peñalta, y en caso de que parezca haber varios senderos, tomamos siempre en ascenso.


Al dar la vuelta a la loma, vemos cómo la pista se aclara de nuevo, y nos lleva a perder altura hacia la cuenca del Arroyo Zalama, adonde entramos tras cruzar un pequeño arroyo lateral...


...y aquí la pista se vuelve empinada, remontando el barranco del Zalama. Por muy prometedora que sea, y muy bonito que resulta el recorrido (incluido en el track), la pista acaba muriendo y nos deja en una zona de barranco insalvable, así que al poco de comenzar a ganar altura debemos estar al tanto de un senderillo a mano izquierda.


Por él llegamos cómodamente al cauce, que cruzamos sin problemas...


...y tras unos metros circulando por la mano derecha...


...salimos a una ladera no muy complicada pero con algo de escajo (y sus incómodas raíces), donde aparte de varios sedos, el camino desaparece.


Dando la vuelta a la ladera por donde nos pide el cuerpo, salimos de nuevo a ver Peñalta, y vemos más allá un sendero que serviría de alternativa menos farragosa, y que parece que viene a encontrarse con nosotros, pero vamos a ignorarle. Caso de querer usarlo hacia El Cuchillo, habría que haber cogido el ramal izquierdo en la primera vaguada, y luego tendríamos que hacernos por debajo del diente que vemos en la ladera un poco más allá.


Así que comenzamos a ganar altura por la ladera, buscando los pasos según nos piden los sedos...


...y en cuanto estamos en una zona con arbolado a más altura, ya mantenemos la cota y nos hacemos a la izquierda.


Así salimos a la mano del Cuchillo, donde localizamos dos huellas de camino en la otra ladera, de las que elegiremos la de la derecha, que remonta el barranco. El problema es que tenemos que perder la altura perdida, por donde nos convenga...


...y luego, dada la imposibilidad de cruzar un cauce y pasar al del Cuchillo, hacernos a la izquierda por la ladera, siguiendo lo que parece un sendero que nos deja perder altura.


Así acabaremos en un pequeño rellano casi en la confluencia del Cuchillo con el Pozo Negro (donde un poco antes se nos juntaría la alternativa "menos farragosa")...


...y de ahí giramos a la derecha para cruzar el cauce del Cuchillo al lado de una cascadilla, y tomar por la ladera al otro lado, siguiendo la sucia huella por la ladera a la izquierda.


Es el momento ahora de subirnos por la ladera, buscando el paso de un resalte en la misma...


...y localizar la sucia huella del sendero que remonta el barranco.


El camino parece desaparecer y nos deja ya en la zona arbolada del barranco, a la altura de unas cascadillas...


...y ahora es el momento de evolucionar por la ladera, donde encontraremos algún hito no muy claro, y donde simplemente tenemos que ir zigzagueando para superar el tramo, sin guiarnos de los ramales que nos llevan a las cascadas en el cauce (aunque bien merecen acercarse a verlas).


Cuando vemos que empieza a haber hierba en la ladera, el sendero gira acercándonos al cauce...


...y ahora nos movemos unos metros siguiéndolo a cierta altura.


El camino parece llevarnos a girar a la izquierda, pero luego recuperamos la dirección y seguimos atacando la ladera herbosa algo alejados del cauce...


...hasta que alcanzamos ya una vaguada sin hierba, que marca ya el fin del tramo, y que superamos ya más cómodamente, por donde nos pide el cuerpo.


En cuanto salimos del arbolado, subimos por la pendiente y vemos ya el tejado de la cabaña nueva de Gumadernia...


...que resulta una sorpresa, y a pesar de que no tiene ventanas y la puerta se salva a cuatro patas, la construcción resulta agradable, hay asientos a la entrada y bancos de madera dentro, tiene un buen bebedero al lado...


...y a unos metros tenemos una vista de toda la cuenca del Calera, así como de los macizos de Asón y Hornijo que deja embobado.


Hecha la parada, es momento de girarse y coger la pista que viene desde Salduero, hacia donde nos dirigimos...


..y abandonarla poco antes de llegar a la vaguada del Arroyo Rebedules, que baja por la derecha desde Fuentelatabla, justo cuando vemos al fondo ya Salduero, y en la campa a la izquierda vemos otro bebedero.


Este punto tiene cierta complicación, ya que el Rebedules cae por unas cascadas con cierta complicación, y la ladera anterior tiene un salto que no se puede salvar, así que hay que hacerse a la izquierda hasta encontrar el paso en la ladera, por un pequeño sedo...


...y girar a la derecha para perder algo de altura por la pendiente, de camino a los saltos de agua, con cuidado.


Localizado el paso menos malo, donde veremos un cable que da un poco más de seguridad, y donde veremos el inicio de una traída de aguas, con tramos armados con cemento que vamos a seguir, cruzamos con mucho cuidado...


...y nos dedicamos a perder altura por el algo incómodo camino.


Tras unírsenos otro tenue ramal por la izquierda, llegamos ya al cauce del Arroyo Pozo Negro, donde encontramos la traída de aguas principal, y adonde llega una pista que cogemos...


...y por la que perdemos altura lentamente.


Tras un rato algo monótono, veremos a mano izquierda una fuente (la de La Espina)...


...y poco después es el momento de mirar a la izquierda y ver la confluencia del Pozo Negro y el Cuchillo abajo al fondo, y ver que la ladera inmediata es practicable.


Así que la practicamos, y luego vamos siguiendo una traza de sendero que nos emboca hacia una mesetilla algo pantanosa, que es La Mesada...


adonde llegamos y que cruzamos con cuidado de no meter el pie hasta la rodilla.


Rebasándola manteniendo la cota, encontramos un sedo...


...y llegamos a la accidentada crestería que nos deja ver ya las últimas estabulaciones de la Calera del Prado, adonde vamos a intentar bajar.


Este tramo se resuelve de manera algo libre, usando la crestería tanto como alguna de las docenas de sedos a diferentes alturas, para perder altura en la cresta, y buscar la bajada por la ladera con los sedos...


...hasta llegar a un estacado, que por no cruzar, cosa que hubiera sido más sencillo, seguimos hacia la izquierda, por la cosa de no entrar en la finca.


Cuando se complica la cosa entre espinos y zarzas, saltamos de una vez a la finca, dirigiéndonos hacia la embarradísima pista que acaba en la estabulación...


...y por ella volvemos hacia la Calera del Prado, ignorando un ramal a la derecha...


...y enlazando con la carretera a El Prado a la altura de la iglesia de La Calera del Prado, adonde volvemos para cerrar el circuito.


Adjunto el archivo gpx original, grabado con un Garmin Oregon 550, así como la alternativa propuesta, en formato kmz, editado del anterior y dibujado sobre Google Earth. Un saludo!