Autor Tema: GR1 - Valdeolea - Cervera de Pisuerga  (Leído 342 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1718
GR1 - Valdeolea - Cervera de Pisuerga
« en: 06 de Septiembre de 2017, 23:41:04 pm »
La ruta cubre la primera parte de GR por tierras palentinas, entrando de Valdeolea al Puente de Rojadillo y tomando por Monte Mayor hacia el Alto de Grullos y bajando a Brañosera, de donde tomamos por el Bosque de Pedrosa hasta Barruelo de Santullán. De allí se pasa por las cuencas mineras a la zona sobre Pamporquero y bajamos a Herreruela y San Felices de Castillería, para bordear el Embalse de Requejada y pasar usando la Senda del Oso hacia Arbejal, y finalmente Cervera de Pisuerga. De esta manera se recorren 43'7 kilómetros, con 1787 metros de desnivel acumulado positivo y 1791 negativos, que pueden ser salvados en 10 horas a ritmo fuerte (números de ida hacia Cervera). El trazado por tierras palentinas está bien marcado, por no decir impecable...cosa que se echa de menos en territorio cántabro, donde no hay nada, ni se lo espera.


Comenzaremos a andar en territorio cántabro, dejando la carretera de Mata de Hoz hacia Valberzoso, antes de cruzar un puente sobre el Camesa, por una pista a mano derecha, que va ganando lentamente altura, y donde tras ignorar dos desvíos en ascenso a la derecha, llegamos a la cuenca del río, rebasando la cancela que indica que entramos en Palencia y llegando al Puente Rojadillo, que nos deja cruzar el Camesa a mano izquierda. El camino ya no tiene problema ni duda ninguna, pero cuando llegamos a una bifurcación, seguimos en el camino principal, que nos deja enlazar con otra pista, donde tomamos a la derecha en ascenso. La pista va ganando altura, dejando unos restos a mano izquierda y tras unas curvas, se estabiliza su pendiente hacia la derecha, ignorando un tenue ramal a mano contraria.


Toca ahora un largo pero casi imperceptible ascenso, donde ignoramos una rocosa cambera a la derecha que lleva a Salcedillo y al rato salimos ya a ver el Alto de Grullos, con el Valdecebollas al fondo. Tras cruzar un paso canadiense, enlazamos de nuevo la carretera del Collado de Somahoz a Brañosera, y tras ignorar la carretera que sube al Golobar, continuamos un poco hasta una curva, donde abandonamos el asfalto por una pista a mano derecha que al poco gira hacia Brañosera, y en su dirección bajamos, ignorando desvíos laterales. Bajamos hasta enganchar la entrada del pueblo cosa que hacemos al lado de la entrada a la cantera, y bajamos atajando por el lateral del cementerio para entrar en el pueblo sin mayor problema. Rebasada la plaza del monumento al municipalismo, y tomamos en descenso a la derecha, enfilando la dirección para pasar a la izquierda de la iglesia, y cuando estamos a punto de volver a la carretera general tomamos por una calle a la derecha en descenso por la que llegamos a la Ermita de San Roque, que rebasamos para que el camino se convierta en pista y que se bifurca, tomando nosotros el ramal a la izquierda, pasando por encima del Arroyo Merdero. Tras ella comienza una cambera que se introduce en el Bosque de la Pedrosa y que llega a una bifurcación donde tomamos a la izquierda, pasando en algún punto a ser simple sendero y por donde rebasamos algún cierre. En cierto momento el camino desciende algo abruptamente al cauce del Rubagón, enganchando una cambera ribereña que seguimos en descenso, acompañando al río y pasando por entre varias fincas.


Tras las fincas salimos al polideportivo de Barruelo, donde no podemos usar el puente que cruza el río y tendremos que tomar por la carretera de acceso hasta enganchar la carretera entre Brañosera y Barruelo, bajando al enlazarla por ella en dirección a este último. Nada más entrar en el pueblo nos dejaremos caer por una calle a la derecha, que enlaza a otra que se toma de frente a la izquierda, ignorando un ramal de frente a la derecha. Así llegamos a un puente sobre el río, que esta vez usamos, y nada más hacerlo giramos a la izquierda en ascenso, ignorando tanto una pista que va a la derecha por la ribera del río, como una calle a la izquierda hacia el Barrio San Juan. Mientras ganamos un poco de altura nos mantenemos en la pista, ignorando ramales a mano izquierda, de manera que llegamos al Barrio Helechar, que atravesamos sin perder altura, hasta que la calle nos saca a la izquierda hasta la iglesia del barrio. Rebasada ésta por su izquierda, mantenemos la dirección, ignorando una pista a la derecha, y otras dos que se nos junta por la izquierda, hasta llegar a un desvío marcado a la izquierda que lleva a Revilla de Santullán, que ignoramos, y seguimos adelante. Tras rebasar un par de casas, abandonamos la pista por la derecha, encontrando una bifurcación donde tomamos por el ramal izquierdo, llegando a una pista que viene de Helguera, y que tomamos a la izquierda para pasar al lado de la Mina Pozo Calero, y por ella vamos ganando altura lentamente, ignorando cualquier desvío que se haga a la izquierda perdiendo altura.


En el largo tramo de pista acabamos rebasando una cancela y damos una fuerte curva a la derecha, para llegar a otra a la izquierda, donde abandonamos la pista y tomamos por la ladera a atajar la pista, y una vez reenganchada tendremos tres curvas una tras otra, donde tendremos que ignorar los desvíos laterales en cada una de ellas, de manera que subimos haciendo izquierda, derecha, izquierda, hasta llegar a una bifurcación donde nos hacemos a la derecha, abandonando ya el valle, y saliendo a un cruce donde seguimos de frente, ya vigilados por la Sierra de Cebolleras, y disfrutando de la vista de las praderas de Pamporquero. No tomaremos ningún ramal herboso hacia las mismas, sino que seguimos de frente por la pista principal.


La pista hace un rápido zigzag y rebasamos una coqueta cabaña con chimenea, leña y algo de mobiliario interior, y al rato hacemos otro zigzag rápido y al rato ignoramos un ramal a la izquierda que baja a Perapertú, y al poco llegamos al Portillo, donde ignoramos el ramal que baja a la izquierda a San Martín de Perapertú, y otro a la derecha, de manera que seguimos de frente, y acompañando al Arroyo de Herreruela, que cruzamos, acabamos rebasando la Ermita de Nuestra Señora del Monte. Siguiendo el camino por la pista llegamos a rebasar una cancela y tras ella una estabulación, tras la que entramos en Herreruela de Castillería, que atravesamos hasta llegar a la iglesia, donde nos hacemos por una pista hormigonada a su derecha, y subimos por ella, hasta una bifurcación a la salida del pueblo, tras una preciosa casa de madera, donde nos hacemos a la izquierda. La pista se vuelve cambera donde ignoramos cualquier sendero lateral, manteniendo la altura hasta llegar a una bifurcación donde tomamos a la derecha.


Así salimos a una zona de fincas altas donde ignoramos cualquier ramal o huella lateral y mantenemos la dirección para descubrir una huella de cambera que acaba resultando un precioso sendero arropado por los cajigos, que va perdiendo altura hacia la izquierda hasta convertirse en clara pista al salir del bosque, llegando a una bifurcación donde seguimos de frente. La pista nos deja en una finca, que atravesamos, saliendo a la carretera de entrada a San Felices de Castillería, entrando en el núcleo urbano, y en la primera curva abandonamos la carretera y salimos por entre las casas a mano izquierda, saliendo a una zona ribereña donde nos hacemos a la derecha, superando primero un puentecillo bajo de tablas y luego otro más rotundo, tras el que el camino deviene en sendero que acaba saliendo a enganchar una pista, donde tomamos de frente y a los pocos metros abandonamos por la derecha, siguiendo un estacado que pronto nos mete en un bonito robledal, y donde avanzamos sin problemas hasta que la señalización y el cierre nos piden girar a la izquierda y atacar un tramo de ladera, tras el que nos hacemos a la derecha y perdemos la altura por un sendero, que deviene en cambera y luego pistilla, que atraviesa los cierres de una manga de ganado y luego pasa por un puentecillo hasta salir al parking de la Senda del Roblón de Estalaya, que cogemos, tomando a la izquierda. Así cruzamos por última vez el Río Castillería y acompañamos a éste mientras vierte sus aguas en el Embalse de Requejada.


Al llegar a una clara bifurcación, seguimos por la izquierda, ganando altura lentamente por el borde del embalse, hasta un punto donde abandonamos el trazado de la senda al llegar a una bifurcación donde seguimos de frente, ignorando un ramal a la izquierda. De esta manera saldremos a la carretera general, donde tomamos a la derecha, en descenso a Vañes, donde nada más entrar giraremos a la izquierda cogiendo una pista. La pista parece morir y atravesamos un cierre a la derecha para seguir un sendero, casi cambera, que parece morir en una finca, pero seguimos por su derecha, recuperando camino, y saliendo al borde del embalse, donde giramos a la izquierda siguiendo su borde. Al principio el camino es claro pero luego se vuelve sendero que se acaba arañando a la ladera, y acaba dejándonos en un aljibe tras el que nos hacemos a la izquierda entrando en una vallejada donde nos encontramos con señalización del PR de la Senda del Oso, y que cogemos a la derecha, siguiendo el borde del embalse.


Tampoco es que lo sigamos muchos, porque al cabo de unos cientos de metros la senda gira a la izquierda y nos hace ganar altura hasta equilibrar pendiente y meternos dentro de un robledal hasta salir a ignorar un ramaluco a la izquierda y salir a una pista inmediatamente, donde tomamos a la izquierda. Por ella bajamos, ignorando un ramal a la derecha y varios accesos a fincas, hasta enlazar una carreterucha que seguimos de frente y abandonamos en la primera curva, tomando un sendero que nos deja en la iglesia de Arbejal. Tras ella bajamos de frente y a la altura del bar giramos a la derecha, llegando a cruzar el Pisuerga por un rotundo puente, tras el que ignoramos al momento dos pistas a mano derecha, y en cuanto vemos una a mano izquierda la cogemos. Por ella seguiremos la ribera del Pisuerga durante un rato, hasta una bifurcación donde tomamos a la izquierda, para tras un rato, morir al lado de la ribera del río, que un sendero ribereño nos deja acompañar (hay un ramal que salva este punto en caso de crecidas). Superado este punto, el camino se vuelve pista que sigue el borde del camping y nos deja en el Parque de La Bárcena, tras el que dejamos a la izquierda el puente peatonal (y el PR del Oso), de manera que salimos a la carretera que atraviesa Cervera de Pisuerga, y por ella entramos al pueblo, dando por terminada la etapa a la altura del cruce con la carretera que a la derecha va hacia el Parador Nacional y la Ruta de Los Pantanos.


Adjunto un archivo kmz, editado a partir de diferentes archivos gpx grabados con un Garmin Oregon 550. Un saludo!
« Última modificación: 20 de Abril de 2018, 11:43:34 am por farodelcaballo »