Autor Tema: GR 123 – Vuelta a Vizcaya (vieja) E19 - Molinar (Carranza) - Puerto de Ubal  (Leído 305 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1792
Nota inicial: esta etapa forma parte del antiguo GR 123, un proyecto del que apenas queda señalización o información, aparte de lo que publicó en su momento el Club de Montaña Ganguren y que siguió el blog de Bicipoli (con muchos puntos en los que no seguía el trazado oficial). Mi primer contacto con el camino fue una subida a la Peña El Moro siendo niño, con mi padre, allá por el año 90, y ya recuerdo que no estaba muy bien marcado y algo nos perdimos en la niebla. En la actualidad el marcado es totalmente fósil y en algunos puntos no se puede ni saber por dónde iba, hasta el punto de que la Federación Vizcaína de Montaña no tiene documentación ni tracks del trazado original. Y digo original, porque en 2012 la Diputación Foral de Vizcaya asume el actualizar el sendero, con modificaciones de trazado, y ahora mismo, a diciembre de 2018, en la divisoria con Cantabria y la parte burgalesa por Ordunte no hay apenas nada marcado, algo que no se entiende desde un enfoque de sendero GR, homologado por una federación de montaña, pero la DFV ya tiene anunciados todos los tramos y colgados los tracks, de manera que el senderista que se enfrenta al camino se va a encontrar con muchas trampas: zonas sin marcar, zonas marcadas con el nuevo trazado, marcas antiguas en diverso estado de deterioro (en el caso particular de esta etapa, no hay marcado nuevo ninguno, y la subida a la zona de Matienzo apenas tiene marcado viejo visible, y sí unas zarzas que necesitan espada laser y garrapatas de tamaño cerdo vietnamita adulto; de ahí la subida hacia el Mazo apenas tiene nada y se confunde uno en los cruces, o en los senderos se enzarza, y al llegar a la cima del Mazo –antes hay una marca de PR, hay que joderse- comienza un descenso vertiginoso y con cierto peligro, pero muy bien marcado si es que encontramos su inicio, y al llegar a la entrada hacia el Valle del Silencio debemos estar al loro para retomar la dirección hacia El Moro, adonde llegamos sin problemas de marcados, incluso con un poste viejo que indica el ascenso….pero mucho ojo, que las marcas parecen indicar que bajemos directamente de la cima hacia La Pared, cosa peligrosa a tope; si volvemos al poste y seguimos la calzadilla, tendremos que estar atentos a dejarla antes de bajar hacia La Pared o Lanestosa, ya que hay puntos rojos que pueden engañar, y realmente hay que pasar a la estabulación de Conino Lagua, y coger una pista, que sin marca alguna, nos dejará en la carretera del Puerto de Ubal, donde aparece de la nada un poste viejo que nos dice que tiremos a Ubal; resumiendo, un despropósito de marcado, con mil sitios para perderse aunque curiosamente marcado en donde peor y más peligroso está, especialmente para tobillos, tibias y peronés). Los post sobre las etapas de frontera cántabra, de Musques a Trucíos, de Trucíos a Carranza, de Carranza al Puerto de Ubal, de Ubal a Montija, y de Montija a Valmaseda son un intento de que el antiguo camino perdure en la memoria, de cara a cuando se realice el nuevo. Nuevo que esperemos no se meta en territorio cántabro, perdiendo la esencia de Vuelta a Vizcaya, y si decide bajar a Lanestosa y Calera del Prado, vuelva a enganchar la divisoria por el Arroyo los Guindos hacia Las Arreturas, o por el Sedo y La Mesada a la cabecera del Pozo Negro y subiendo a Rebedules, o simplemente por la pista de Arreturas a Salduero, como lo hacía en el pasado (pasado en el que hacia una ilógica bajada a Montija desde el Zalama, perdiendo la frontera vizcaína).


La etapa parte desde las Termas de Molinar, de donde cruzamos el río y la vía de tren, y nos buscamos la vida para subir a la zona de Matienzo, adonde no se llega ya que se asciende por la Lamosa hacia Las Conchas, llegando a una estabulación cercana a las antenas del Mazo, desde donde se ataca la cima. La siguiente parte de la etapa consiste en un descenso a la valleja de la Calera, atacando luego la ladera del Moro, y su cima, de donde bajamos a la estabulación de Conino Lagua, en donde ya cogemos una pista por la que seguimos la divisoria entre Carranza y Lanestosa, hasta que enganchamos la carretera del Puerto de Ubal, que alcanzamos para dar cierre a la etapa. De esa manera se recorren 12’8 kilómetros, con 1052 metros de desnivel acumulado positivo y 548 negativos, que pueden salvarse a  ritmo fuerte en unas 4 horas.


Aunque aquí se describe el marcado antiguo, el proyecto nuevo tiene variaciones, una de las cuales es interesante ahora mismo. En la subida a la zona de Calleja La Mesa, el trazado antiguo sube por una zona ocupada por zarzas que crecen al amparo de una mata de eucaliptos bajo el depósito de aguas. En la variante nueva, en azul, se ataja directo hacia Calleja La Mesa por un sendero que tampoco está limpio pero de donde saldremos rasguñados, sangrando quizá, pero saldremos, no como en el eucaliptal, que necesita machete.


Por otra parte, la variación importante llega en que el trazado nuevo no llega a las cimas del Mazo y del Moro, sino que toma desde la estabulación del Mazo a bordear la Copa del Espinal y se llega a Conino Lagua, para luego buscar la bajada a Lanestosa. Así se gana en seguridad, que las laderas de los picos son el sitio perfecto para meter el tobillo y cascarlo, pero se pierden unas vistas brutales. Por otra parte, ahora mismo la bajada a Lanestosa y su paso por la cuenca del río a la Calera del Prado son pura fantasía, por lo que lo único interesante es saber que si no tenemos ganas de meternos en cosas más interesantes pero arriesgadas, bien se puede visitar la accesible cima del Mazo, y bajar y bordear la Copa del Espinal, de donde seguiremos al Puerto de Ubal. Esto es ya opción personal, y comenzamos a describir la etapa completa, y marcada como tal.


Comenzamos a andar en las Termas de Molinar, donde dejando el edificio principal a la derecha, tomamos al frente para encontrar una pasarela metálica que nos deja atravesar  el río y cruzar las vías de tren, tras lo que surge un sendero que nos enlaza con una pista, en la que tomamos a la izquierda, en leve ascenso. En unos cientos de metros vemos un ramal secundario a la derecha, que tomamos, y al momento vemos una ladera a la derecha por la que sube en zigzag un sendero, que cogemos con gran dificultad debido a la maleza, hasta llegar a un rellano donde vemos a la derecha una clara pista por la que tomamos, bajo una finca. Al fin de la finca vemos una mata de eucaliptos y subimos por el borde de finca y eucaliptal, con mayores problemas de maleza que antes, hasta enlazar una carreteruca que lleva a la derecha a los depósitos de agua, y la cogemos a la derecha hasta que llegamos a unas casas, donde dejamos el asfalto para subir por una pista a mano derecha.  La pista enlaza otra donde a la derecha tenemos una vivienda y por la izquierda bajaríamos a Matienzo rápidamente, pero tomamos por una pista al frente, por la izquierda de la vivienda. Así enlazamos otra pista donde tomamos a la izquierda, y alcanzamos otra de mayor entidad, donde tomamos a la derecha. Tras dejar una cabaña a la derecha y dos a la izquierda, tenemos que estar atentos al fin de la finca de la última, para coger y subir por un sendero a la izquierda, algo cerrado por la maleza y que se acerca a media docena de torcas. Por él llegamos a enlazar una clara pista, en la que tomamos a la derecha, en ascenso, llegando a una bifurcación en la que tomamos a la izquierda, en ascenso.


Sin duda alguna llegamos a una enorme estabulación que atravesamos y continuamos por la pista adelante, ignorando un ramal a la derecha sobre la misma, llegando a una bifurcación donde tomamos a la derecha por un ramal en ascenso con cancela metálica. Por el mismo subimos a la zona de antenas de comunicaciones, y antes de llegar a la más alta, vemos un silo de cemento por cuya izquierda nos hacemos, encontrando un claro sendero que flanquea la antena principal y nos deja en la cima de la Peña del Mazo. Es momento de volver atrás y justo cuando estamos entre la cima y la antena, nos dejamos caer por la vallejada a la derecha, perdiendo altura rápidamente por un sendero estrecho pero marcado donde cuidaremos nuestros tobillos. Llegaremos a un estacado que marca el límite provincial y es momento de dejar la bajada para flanquear a la derecha, hasta que vemos una sierruca a la izquierda, y por su derecha volvemos a acometer un fuerte y delicado descenso, que nos deja en el fondo de La Calera, donde tomamos a la derecha, hasta que sin llegar a salir a una zona de derrubios mineros, giramos a la izquierda por un tenue sendero que se define en fuerte ascenso, hasta una bifurcación donde tomamos a la izquierda, flanqueando lentamente en ascenso la ladera del Moro.  En cierto momento el sendero gira a la derecha para ascender directamente, y luego recupera la dirección de flanqueo, atravesando un estacado, después del que seguimos hasta un nuevo ascenso, que nos deja en un cruce bajo una lengua de hierba que accede a la Peña El Moro. Podemos subir a la misma, llegando a un colladete herboso entre las cimas de la peña, siendo la mayor la de la izquierda, a la que accedemos por un corto cordal rocoso donde tendremos cuidado de donde ponemos los pies, y tras disfrutar de la vista, volvemos al collado y bajamos al cruce, donde ahora tomamos a la derecha, hacia el Puerto de Ubal. El camino se va volviendo casi calzadilla, y vamos perdiendo altura, hasta que veamos paso más herboso a la izquierda, momento en el que giramos a esa mano, y nos dirigimos a la estabulación de Conino Lagua, siguiendo el sendero que pasa por zona con múltiples agujeros, hasta salir a un prado donde seguimos la huella de pista y enlazamos la de acceso a la estabulación, que tomamos a la derecha.


A los pocos metros llegamos a una bifurcación donde seguimos al frente, ignorando el ramal a la derecha, y nos mantenemos en la principal, ignorando accesos a cabañas, hasta llegar a una clara bifurcación, donde seguimos a la derecha, ignorando el ramal izquierdo que viene de la estabulación anterior la cima del Mazo.  Finalmente, y sin mayor duda, enlazamos la carretera que sube de Carranza al Puerto de Ubal, alcanzando el mismo unos metros a la derecha, a la altura del cruce con la carretera que sube de La Presa, que queda a la izquierda, y aquí finalizamos la etapa.


Adjunto un archivo kmz, dibujado sobre ortofoto IGN a partir de los gpx grabados en la zona con un Garmin Oregon 550, y corregido en alturas según modelos de elevación MDT05. Un saludo!