Autor Tema: Toponimia del Hijar en unos versos de Marcelino de Rábago y Pérez  (Leído 55 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado farodelcaballo

  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 1934
Toponimia del Hijar en unos versos de Marcelino de Rábago y Pérez
« en: 21 de Febrero de 2021, 18:13:35 pm »
Lo he leído en un libro de Nicanor Gutierrez Lozano, y aquí lo pongo, más que por el valor lírico, por la gran fuente de topónimos alrededor de este río.

Nací en Calgosa
Fui descendiendo hasta el "vau"
Me enfrenté con el arroyo
El que baja de Piedrahita
Cara a cara le miré
Y le dije: quita, quita
Tú eres muy poca cosa
Ven a mí, yo soy Cargosa.
Desde el "vau" bajé a Cirezos
Se me incorpora La Riega
Que aumenta mi corriente
Para lo que quiero ser.
De Cirezos al Saldoriu
Ni un mal arroyo encontré
Ya en Brañías
El agua de Las Concías
A mi fondo fue a parar.
Rodando por El Culero
Arroyo sin importancia
Admira ya mi prestancia
Que tengo de gran señor.
He llegado ya al Coguyo
Y con impulso valiente
En mi se estrella de frente
De Orbaneja La Canal
Que de Peñarrostru baja
Yo le digo:
Como estás en Cogoyu
Aquí te unzo en mi yugu
Y ya no te escaparás.
En el pozo de los Cintos
Reposo ya unos momentos
Es que estoy tomando aliento
Para una empresa mayor.
Ya llego a La Barcenilla
Las aguas de Gustalcabu
El Torneu y el Acebal
A mi llegan.
Algo aumenta mi caudal
Recorro unos cuantos metros
y ya estoy frente a Escontriz
Desde allí ya despeñado
En torrente y catarata
Mi furia ya desata
Y al llegar a Puente De
Al entrar por La Arandela
De aquel peñón milenario,
con un ruido extraordinario
Oigo una voz secular
Que me dice: para un poco
Que te voy a bautizar
Desde ahora para siempre
El Híjer te has de llamar.
Muy ufano y muy orondo
Voy llegando a Barredondo
Las aguas de Cortesías
Ya son mías.
Caminando entre peñascos
ya me acerco a la Rincluja
Donde espera la canal
Llamada de Las Cervalizas
Que sus aguas se deslizan
De Guadabedul aquí
Pasando por El Montucu
Y también de Garaujal
Donde recibe el caudal
De la gran Riega del Ángel
Que es el agua más excelsa
Que el hombre puede beber
Ni el Málaga ni el Madera
Ni el Rhin, Chipre Ni Jerez
Son tan puros y tan sanos
Que quitan tanto la sed.
Desde allí tiene como lecho
Ya deshago su cascada
Diciéndole: nada, nada
Eres Híjer no más
Saltando de peña en peña
Por la falda del Milagru
Hasta el final.
Allí me encuentro un arroyo
Que desde el Negreru baja
Yo le digo: mi corriente aquí te ataja.
Ya estoy en La Racanil
Peña gigante, ahora y siempre
Horadar quiero tus cimientos
Vano en mi intento.
Voy al pozo del Escriñu
Mi gran criadero de truchas
Muchas, muchas en su seno
Y yo tendría si no fuera
Por canallas
Que merecen el presidio
Que con cloruro y cal
Destruyen mi producción
Y matan toda mi cría
Si por esto no sería
¡Cuántas truchas comería
Esta gente de Campoo!
Cerca estoy de La Angostura
Antes de llegar al puente
Viene a mí un río insolente
Que me canta esta canción
Escucho con atención:
Mí nacimiento en Bucer
Y también en La Solana
Yo pasé por Mazandrero
Y he recorrido el Doblanu
Como tengo tantos bríos
Quiero cortar tu corriente.
Le contesto: se prudente
¿Eres insensato o loco?
Poco a poco majadero
Si bajas de Mazandrero
Y corriste el Doblanu
No seas tan casquivanu
Ni quieras ir tan deprisa
Que estás conmigo en La Pisa.
Ese ruido y esa bulla
Mi fuerza ya la apabulla
Como yo soy más potente
Envuelto en mi corriente
No tienes derecho a hablar
La fuerza es la que se impone
No te dejo respirar.
En Riaño me encontré
Un río muy importante
Se acerca a mí y al instante
Con bravura y con coraje
Quiere cruzarme y vencer
Ya ves que no puede ser
Eres bastante impotente
Para arrollar mi corriente.
Detente, aunque no te pares,
río de los Guares.
De cabeza yo caí al Pozu Negro
Y cuando de allí salí
Si no era un gran río
Si eres un río serio.
Aquí me despido de La Joyanca,
Tierra noble y franca.
En el Salceral de Villar
Un arroyo muy inquieto
Se acerca a mí, le sujeto
Y le digo: en Celada no eres nada.
A pagarme el tributo
Ya se acerca el Parralozas
Yo le digo:
En tu curso pocas fuentes,
Muchas pozas.
Soto y Espinilla
Ormas y Proaño,
En mí vacían sus aguas
Y no me hacen daño
Serna y Paracuelles
Son pueblos de secano
Me envían sus aguas
No muchas en invierno
Muy pocas en verano.
De La Robleda y de Barrio
Bajan sus aguas
Y aquí desaguan
De Mezuz a Villacantid
Bajan arroyos ligeros
Que allí todos se fundieron
Y todos fueron a mí.
Las aguas de Población
Suano, Izara y Sobardal
Todas van al Izarilla
En cuanto lleguen a mí
Les echo la zancadilla.
Los de Cervatos, Sopeña
Villaescusa y Matamorosa
Van a engrosar mi volumen
Más arriba de Reinosa
Más abajo de La Vega
Me encuentro un río importante
Que me dice: amigo mío
Tú habrás mandado en Campoo
Pero aquí mando yo
Tú eres mi afluente
Yo de Iberus soy la fuente
¿Qué nombre te voy a dar?
Mis aguas aquí te enhebro
Hasta aquí fuiste el Híjer
Desde aquí ya serás Ebro.
Ni soy literato Ni soy escritor
Yo sólo te hago esta descripción
De lo que es el río
Y de lo que él habló
Desde Guzmerones al fin de Campoo.
Que a ti no te gusta
No me importa, no.
Que no está bien hecha
¡Hazla tu mejor!