Autor Tema: Accidentes de montaña ¿imprudencia o por mala suerte?  (Leído 1399 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Webmaster

  • Administrador
  • Usuario H
  • *****
  • Mensajes: 3775
  • Sexo: Masculino
Accidentes de montaña ¿imprudencia o por mala suerte?
« en: 29 de Agosto de 2010, 09:14:23 am »
Accidentes de montaña ¿imprudencia o por mala suerte?, este es el titular de un artículo del ABC sobre el que merece la pena reflexionar a todos los que vamos a la montaña.



Accidentes de montaña ¿imprudencia o por mala suerte?

Las cumbres españolas se han cobrado la vida de al menos 22 montañeros en lo que va de año.



La muerte mientras practicaba montañismo de Santos Villanueva, número dos del PP en Valladolid, ha vuelto a disparar las alertas sobre la peligrosidad de los deportes de montaña.
En lo que llevamos de año, 22 personas han perdido la vida en las cumbres españolas, muchas por imprudencia y otras simplemente por mala suerte. Esta parece ser la causa en el caso del político. Eran poco más de las tres de la tarde del domingo cuando una piedra cayó sobre su cabeza, rompiéndole el casco y dejándole inconsciente en la cara norte del Pico Peñasanta de Castilla. Se encontraba en una zona inaccesible, por lo que fue necesaria la intervención de un helicóptero de rescate. Moriría horas después en el hospital.

La Guardia Civil advierte que las vacaciones y el buen tiempo animan a la realización de actividades en la montaña, y en época estival se producen muchos rescates y aunque moverse en la montaña en invierno es más complicado que en verano la dificultad de un rescate se relaciona en gran medida con la ubicación, ya que «cualquier esguince de tobillo dependiendo de donde esté sino tiene acceso el helicóptero se complica mucho y se convierte en un rescate laborioso y costoso» asegura Sergio Rodríguez, jefe de la Sección de Montaña de Jaca.

No todos los accidentes terminan de forma trágica, pero desde la Guardia Civil se advierte que la imprudencia de los excursionista está detrás de muchas de las pérdidas o caídas ya que «no existe una preparación adecuada, ni técnica para llevar a cabo las actividades que realizan algunas personas que se accidentan en la montaña».

Sergio Rodríguez asegura que en las labores de rescate ha visto «a personas que van con chanclas y bañador y realmente hacen una actividad de barranco, para la que, como mínimo, se necesitan cuerdas, neopreno y arnés».

19 muertos entre enero, febrero y marzo

Los primeros meses del año fueron muy complicados en las montañas debido a la gran acumulación de nieve que se registró. El hielo y el incremento de los aludes propiciaron un mayor número de accidentes en la alta montaña.

Las primeras muertes se produjeron el día 10 de enero, cuando la Guardia Civil halló los cadáveres de tres montañeros navarros que habían desaparecido el día anterior en la zona de La Collarada, en Villanúa (Huesca), después de que fueran alcanzados y sepultados por un alud.

El 22 una pareja de aproximadamente 30 años de edad murió en la montaña del Puigmal -Queralbs (Girona), en el Pirineo Oriental catalán, al sufrir una caída desde una altura de unos 300 metros. El 23 de enero, una mujer murió tras precipitarse por un barranco en la cara noroeste del Pico Espigüete en Cardaño de Abajo (Palencia).

La zona de Castellet en Alicante también registró en enero la muerte de un escalador de 42 años y el 26 de ese mismo mes dos hermanos bilbaínos perdieron la vida en la cara sur del Pico Curavacas, en Palencia.

A finales de enero fallecían en similares circunstancias dos escaladores en Vall de Boí y otro montañero en el pico Canal Roya, en Huesca.

En febrero dos expertos montañeros desaparecieron sepultados por un alud en los Pirineos franceses. La búsqueda quedó suspendida pero se les dio por muertos.
El 26 de febrero un joven y experto montañero de Bilbao de 35 años fue encontrado muerto en las inmediaciones de las canteras de Atxarte, en la localidad de Abadiño, tras sufrir un accidente mientras practicaba montañismo.
El lunes 1 de marzo se confirmaba la muerte de un montañero de 19 años cuyo cuerpo sin vida fue localizado por agentes de la Ertzaintza en Arrasate. El 3 de marzo la muerte de otros dos montañeros de 34 y 35 años que sufrieron un accidente en la cara norte del pico Espigüete, en la zona conocida como Circo Norte, de Palencia.

A finales de marzo, el montañero J.A.S.B., de 50 años de edad y vecino de San Fernando de Henares, perdió la vida al precipitarse en el fondo de una garganta de la vertiente sur de la Sierra de Gredos.
En julio, ya en periodo estival, dos montañeros de 20 y 21 años murieron aplastados en Tarragona.

El último en perder la vida en las montañas españolas ha sido Santos Villanueva, secretario de la Consejería de la Presidencia y número dos del PP de Valladolid.


Lo que tienes que saber antes de salir

La Guardia Civil recomienda salir a la montaña con seguridad y prudencia.

Se debe ir acompañado de dos personas como mínimo y formar grupos de tres; dejar indicado a dónde se va, qué tipo de actividad se va a realizar, dónde se ha dejado estacionado el vehículo, a qué hora se tiene previsto el regreso.

Aconsejan utilizar ropa isotérmica e incluso en verano y con calor, ya que siempre se debe llevar la prenda superior de manga larga.

Los amantes de este deporte deben equiparse con casco, calzado adecuado, arnés y cabos de anclaje, descensor y mosquetones de seguridad, cuerdas y puntos de anclaje, y un silbato y una navaja por si fueran necesarios.

No se deben realizar saltos a pozas sin verificar que las mismas están libres de obstáculos o se forman corrientes de agua peligrosas, y hay que establecer un código de señales entre los miembros del grupo para poder comunicarse entre el ruido de la corriente de agua.
Se aconseja asimismo adquirir conocimientos básicos de primeros auxilios, tener un entrenamiento físico previo, un equipo adecuado a la actividad a realizar y llevar algún tipo de medio de aviso en caso de accidente.
También es conveniente llevar un móvil para, en caso de necesidad llamar al 062 o al 112; preparar una mochila con ropa de abrigo, llevar piolet y camprones si se saben utilizar y recoger información sobre la actividad a realizar, su dificultad y el tiempo que va a hacer.